Cine

DJANGO SIN CADENAS: NO ES UN WESTERN, ES QUENTIN TARANTINO POR HIDALGO NEIRA

Dirección: Quentin Tarantino

Reparto: Jamie Foxx, Christoph Waltz, Leonardo DiCaprio, Kerry Washington, Samuel L. Jackson,

Cuando un director indie se vuelve consagrado tiene el derecho de hacer de los géneros cinematográficos lo que se le antoje y experimentar con su propio sello personal. Tarantino es quien en esta ocasión se da licencia y nos trae un filme que lleva cosechando desde hace más de una década: “Django sin cadenas” viene a redescubrir el género del Western de una manera bastante peculiar.

La historia comienza en 1858 en el estado de Texas. Django es un esclavo de color que al ser liberado por un “dentista” bastante peculiar, se vuelve un mercenario que buscará venganza por el arrebato de su esposa Brunilda, quien se encuentra trabajando contra su voluntad en una plantación del soberbio millonario Calvin Candie.

El reparto encabezado por Jamie Foxx es bastante peculiar, el actor ocupó el lugar que Will Smith no supo valorar. En un inicio, el guión fue pensado para el famoso rapero de bel-air pero Smith prefirió dejar ir el papel. Christoph Waltz regresa para hacer mancuerna de nuevo con Tarantino y una vez más tiene una nominación al Oscar por su actuación, situación que en su primer colaboración con el director le hizo acreedor al premio. Leonardo DiCaprio demuestra madurez y entrega, aunque se explote su lado playboy en el filme.

El guión tiene un contexto histórico muy bien fundamentado, nos mete en la profundidad del sentimiento de la esclavitud negra vivida en el apogeo del Ku Kux Clan, pero de manera irónica y satirizando como bien lo sabe hacer Tarantino. La figura del vaquero viene a ser un héroe redentor que nos transmite su arraigo por la vida y salir adelante a pesar de su situación adversa.

Musicalmente hablando, el filme tiene el soundtrack que se merece, Tarantino acierta con canciones ad hoc que escoge para los momentos catárticos que se requiere, emulando en momentos el estilo de Ennio Morricone haciendo un claro tributo al Spagetti Western.

Las locaciones se vuelven un personaje más en la película, pasando por California, Wyoming y hasta llegar a Louisiana;  tenemos paisajes boscosos semiáridos, montañas cubiertas de nieve y plantaciones de algodón. Su fotografía está excelentemente bien lograda, nos mete en ambiente, haciéndonos sentir lo rústico de la escena o el candor de la acción al ver a Django desenfundar su pistola.

La cinta cuenta con cinco nominaciones al Oscar, entre ellas mejor película, mejor edición de sonido y mejor fotografía, por mencional algunas. Quentin Tarantino ganó el globo de oro a mejor guión por este filme que dura alrededor de tres horas, pero que se nos disuelven como si fueran 30 minutos.

Clasificación: Para todo amante y seguidor de Tarantino, para quienes buscan la acción y elocuencia cinematográfica, para aquellos vaqueros de corazón que desean galopar hacia un horizonte lleno de aventuras en un ficticio oeste (Que está mas al suroeste).

Saludos desencadenados,

H

Habitacion101.com

Últimas noticias