El nuevo museo digital de Tokio está a punto de cambiar la forma en la que experimentamos el arte, ya que otorga al espectador un papel mucho más activo.