#Good Time: viviendo al límite