El rojo es el color protagonista de esta serie fotográfica de Michal Zahornacký, cuya simbología nos transporta al Nisshōki, palabra que en Japón se utiliza para referirse a su bandera blanca con un gran disco que representa al Sol.