Después de miles de años, en septiembre ocho personas pasarán la noche en La Gran Muralla China cortesía de Airbnb, que diseñó una casa en una de sus torres