Investigadores de la Universidad de Southern Denmark, Dinamarca, se dieron cuenta que en su biblioteca había tres libros envenenados con arsénico.