Hay cuadros de Leonora Carrington que sólo se pueden ver en nuestra imaginación mientras lees sus mágicos cuentos, porque la surrealista escribía lo mismo que pintaba: seres de otro mundo, como el niño Juan, quien tenía alas en lugar de orejas.

Algunas de las historias de sus libros nacieron como relatos que solía contar a sus hijos Pablo y Gabriel Weisz, de hecho, nueve de estos fueron publicados por el Fondo de Cultura Económica con las ilustraciones de la propia  Leonora Carrington.

Se trata de Leche del sueño  (2013) –que puedes encontrar en Boutique Fº–, un volumen que cuenta con una versión para niños y otra, en edición facsimilar, para adultos, e incluye textos introductorios de Ignacio Padilla y Gabriel Weisz, así como un epílogo de Alejandro Jodorowsky, donde cuenta que las historias  que constituyen el libro permanecieron en sus manos por dos décadas y que fue la misma Leonora quien se las obsequió.

Leonora Carrington
|Fondo de Cultura Económica.

“Un día me vino a visitar Gaby. Movido por un sentimiento que me era incomprensible, le mostré el valioso tesoro. ‘Es una lástima que sea sólo yo el que conozca esta maravilla’, le dije. Y de pronto, como un rayo lúcido que me atravesara la cabeza y estallara en mi corazón, me di cuenta que era absolutamente injusto que yo fuera dueño de unos cuentos que le pertenecían a ella…”, cuenta el cineasta.

Leonora Carrington también escribió La casa del miedodata (1938),  La dama oval: historias surrealistas (1939), El mundo mágico de los mayas (1964), La invención del mole (1960),  La trompeta acústica (1976), entre otros.

Leonora Carrington
|Fondo de Cultura Económica.