Arte

Venus en el arte

Venus es el segundo planeta de nuestro sistema solar y por ende una de las estrellas más brillantes del firmamento. Esto ha captado la atención de culturas antiguas que le atribuían a este planeta propiedades metafísicas y divinas.

Este astro fue nombrado a partir de la diosa romana Venus, o mejor conocida entre los griegos como Afrodita, la diosa de la belleza y del amor. Venus viene a representar para las culturas antiguas este ideal de la feminidad y de sensualidad, sin embargo, Venus como comúnmente se cree, no representa el amor sublime sino de hecho lo más apegado a los placeres sensuales.

La leyenda dice que Afrodita nace a partir de que Cronos castra a su padre Urano, cuando sus miembros caen al mar surge una espuma fina de la cual emerge una concha gigante y dentro de ella una mujer hermosa, ya adulta, a la cual se le conoció como Afrodita. Esta diosa fue recibida por las Gracias y elevada al Monte Olimpo donde vivió junto con los demás dioses.

venus-en-el-arte

A Afrodita se le dedicaban numerosas fiestas entre ellas las Afrodisias, donde se le rendía culto a través del amor sensual. Sin embargo, Venus significaba mucho más que esto, ya que fue una diosa bastante nombrada en textos y mitologías; se le relacionaba como esposa del malhumorado y feo Dios Hefesto, como también amante del Dios de la Guerra, Ares o Marte. También fue madre de Cupido y de Phobos y Deimos, dioses del terror que ahora son conocidos como las lunas de Marte.

En la Ilíada, la diosa toma un rol importante al ser ella quien tienta al joven Paris para poseer a Elena de Troya y  es quien lo ayuda a secuestrarla. De hecho es gracias a Afrodita que esta guerra da inicio, y es también en esta guerra donde uno de sus hijos Eneas sería también un personaje principal.

Afrodita la diosa del amor, de la belleza y la sensualidad, se le relaciona con la Diosa Ishtar y con la Diosa Isis, las cuales representan la feminidad, que remiten incluso a las diosas primitivas de la tierra.

En el arte, Venus se ha representado en muchas formas, desde las esculturas del paleolítico que referían a la fertilidad, hasta las esculturas griegas y romanas que trataban de aterrizar la mayor de las bellezas sobre la piedra.

Dentro de la pintura, fue en el Renacimiento, donde se recuperaron los ideales de la belleza del periodo clásico cuando esta diosa volvió a emerger y encontraría su nicho en diversas pinturas del neoclásico como también de la edad victoriana.

El nacimiento de Venus es una de las temáticas más utilizadas por pintores y artistas de diversas épocas, y por que no, si el arte refería a la belleza, como no representar el nacimiento del máximo ideal de ésta junto con su sensualidad personificada en Venus, la cual finalmente resurge de las aguas para encontrarse con sus admiradores.

Últimas noticias