Arte

Sobre Negro por Michel Blancsubé

El Patronato Ruta de la Amistad presenta “Sobre Negro”, un proyecto curado por Michel Blancsubé que con el trabajo de tres artistas realiza un conjunto de intervenciones de sitio en la Torre de los Vientos ubicada en Periférico y Zacatepetl. Dicha muestra permanecerá abierta al publico hasta el 30 de mayo.

La Torre de los Vientos es una escultura de Gonzalo Fonseca perteneciente al circuito de las 22 obras que forman la “Ruta de la Amistad”, un proyecto de Mathias Goeritz y Pedro Ramírez Vázquez con motivo de los Juegos Olímpicos de 1968.

Recibir un “Sobre Negro” no suele ser, en principio, una buena señal. Generalmente trae consigo el anuncio de un deceso. Carl Gustav Jung pensaba que los muertos visitan a los vivos para enterarse del nivel de conciencia adquirido por los segundos desde la desaparición de los primeros. Creía, en efecto, que sólo el ser en vida tiene la posibilidad de extender el ámbito de la conciencia y que llegado el óbito nuestra conciencia se fija. La curiosidad de los aparecidos se vería azuzada por la conciencia más amplia que nos atribuyen.

En 1923, Jung mandó construir una torre a orillas del lago superior de Zúrich: no había en aquella burda construcción ni agua corriente ni electricidad para no espantar a los visitantes de la noche y para brindarles un hábitat apenas diferente del que habían conocido en vida. Gonzalo Fonseca compartía con Jung cuando menos un gusto marcado por la torre: pieza maestra del juego de ajedrez, pero también, y sobre todo, edificio desde cuya cúspide la vista llega muy lejos.

sobre-negro-por-michel-blancsube-6

¿De qué se enteraría Fonseca, fallecido en 1997, al visitar su Torre de los Vientos ocupada hoy por Arturo Hernández, Mario de Vega y Juan Pablo Macías? ¿Qué grado de conciencia que él no haya podido conocer en el momento de su desaparición traducen las intervenciones de esos tres sismógrafos? ¿El estado de las cosas es hoy tan disímil del que Fonseca abandonó hace ya 17 años? Cierto es que en 1997 las Torres Gemelas de Nueva York no habían sido derribadas aún; la guerra del narcotráfico tampoco había cobrado todavía cerca de 80000 vidas en México; Afganistán, Irak, Siria y Libia no eran presas de la anomia, etc. ¿Qué queda hoy del espíritu que en 1968 vio erigirse esa Torre de los Vientos como etapa de la “Ruta de la Amistad”? La amistad.

Cobre fundido esparcido por el suelo de la torre, muros ennegrecidos, un texto grabado en el cemento describe el infierno en la tierra. Un ruido hecho de ruidos atormenta el conjunto.


Gracias a la Fundación BBVA Bancomer del 7 de febrero al 30 de mayo de 2015, y todos los sábados de 12:00 a 18:00 horas, el proyecto Sobre Negro curado por Michel Blancsubé que reúne a los artistas Arturo Hernández, Juan Pablo Macías y Mario de la Vega puede verse en la Torre de los Vientos. Juntos, cuestionan los sistemas políticos, económicos y sociales que actualmente rigen el mundo.


sobre-negro-por-michel-blancsube-7

Jacques Rancière escribió que veía 1989 como una fecha decisiva. Supone que hasta antes de 1989, la humanidad creyó en la posibilidad de un porvenir mejor; desde 1989, la humanidad intentaría por todos los medios a su alcance no conocer días tan sombríos como los que padeció durante la Segunda Guerra Mundial: actualmente, estaríamos viviendo con el horror nazi a manera de asíntota. No obstante, hoy en día, y he allí quizá lo que Fonseca descubriría durante su regreso, recordar lo peor ya no garantiza que no se repita.

¡La torre! ¡Hey, la torre! ¡Cuidado con dejarte derribar!

Michel Blancsubé, Ciudad de México, enero de 2015

Últimas noticias