Arte

Sigmar Polke en Tate Modern. Explorando todas las formas de arte

Cada vez que viajo, las exposiciones de arte son una prioridad en mi lista de pendientes. Recientemente tuve la oportunidad de hacer un viaje de tres días a Londres. Antes de que abordar mi avión hice una consulta en línea para ver las principales exposiciones de arte en la ciudad y me dije: Tengo que ver la retrospectiva del artista alemán Sigmar Polke en Tate Modern.

La exposición Alibis: Sigmar Polke 1963-2010 comienza con una sala que muestra el inicio de su carrera, cuando Polke pintaba bienes de consumo comunes y corrientes como jabones o barras de chocolate. Estas representaciones se pueden considerar como una reacción de Polke al consumismo emergente que se estaba desarrollando en Alemania y otros países europeos en la década de 1960. La siguiente sala está cubierta de sus pinturas de puntos, una fase importante del artista. La inspiración de Polke para estas obras proviene de revistas y periódicos de la década de 1960. Sus obras están formadas de pequeños puntitos dispuestos en filas para formar la obra. Al crear estas imágenes, Polke se permitió cierto grado de imprecisión – en un principio incluso pintó los puntos a pulso. Las “obras de puntos” tienen un efecto impresionante en los espectadores, independientemente de si uno está de pie a unos metros de distancia. Los cuadros presentan objetos triviales como donas, pero también muestran mujeres modelado. Con estas pinturas Polke pone en duda la verdad detrás de las fotos publicadas por los periódicos y revistas, y su importancia “real”. Durante esta fase, el artista también experimentó con pinturas en tela.

En 1960 el arte moderno y el abstraccionismo estaban en auge, y aunque parecía que Polke disfrutaba usar objetos abstractos en sus obras, no era aficionado a la exageración del abstraccionismo. Él era de la opinión que los artistas jóvenes debían de centrarse más en otros movimientos artísticos. Sus obras en estos años fueron pinturas como Higher Beings commanded: Paint the Upper-Right corner Black!  Durante la década de los sesentas Polke no veía a los artistas como héroes o personas a quien admirar, y más bien hacía una burla al mundo del arte. Creó obras como Polke as Astronaut, Starry Heavens Cloth y Polke as Drug.

Para 1970, Polke realizó algunos viajes a Pakistán, Afganistán y Nueva York. En ellos filmó y tomó fotografías de los paisajes y la gente que veía en las calles, por ejemplo, personas sin hogar en Nueva York o fumadores de opio en Pakistán. De vuelta en casa, reveló estas fotografías y empezó a colorear sobre ellas con acuarelas. Es interesante saber que Polke disfrutaba experimentar con pigmentos de color y materiales químicos en su trabajo. Entre otros, trabajó con arsénico, lavanda e incluso polvo de meteorito.

En la década de los ochentas, el artista viajó nuevamente, esta vez a Papúa, Nueva Guinea, Indonesia y Australia. Visitó Uluru (Ayers Rock), que fue inspiración para obras fascinantes como Uluru, Olgas. Durante estos años, el artista pintó torres de vigilancia en sus obras. Estas torres son símbolos asociados con la Alemania nazi y el muro de Berlín.

Después de visitar la retrospectiva de Sigmar Polke quedé impresionada con el trabajo del artista, quien pasó por muchas etapas diferentes en su vida creativa. No sólo experimentó con diversos materiales como la resina, el polvo de meteoritos o las telas, sino que también estudió diversas disciplinas artísticas como la pintura, la fotografía, el cine y la escultura. Sigmar Polke verdaderamente exploró todos los sentidos.

Traducción: Amber Purcell

Últimas noticias