Fotogalerías

LMNA: MUSEO INTERGALÁCTICO PARA IMÁGENES TRADICIONALES

La mejor manera de verdaderamente entender el arte narrativo, es experimentándolo.

George Lucas

Geoge Lucas (1944) es conocido por su aclamada saga de La guerra de las galaxias y, por supuesto, por Indiana Jones, que convirtió en uno de los megamillonarios de la industria del cine. Y los muy ricos suelen acumular más dinero y, por lo general, obras de arte. También con mucha frecuencia, deciden abrir un museo para darla a conocer al resto de los “mortales”. George Lucas quiso seguir esta costumbre, por lo que, a finales de este año, conoceremos los primeros planos del Lucas Museum of Narrative Art (LMNA), que ha sido diseñada por la firma de arquitectos con sede en China, MAD Architects, por el Studio Gang, localizado en Chicago, que se encargará del paisaje y del puente que unirá a este súper museo con la Northerly Island, de Chicago, así como por VOA Associates, de Chicago, que ejecutará el plan de MAD. Aunque sólo podremos visitar este lugar (si viajamos a la ciudad de los vientos, claro) en 2018, que es la fecha para su apertura.

Pero ¿qué hará tan distinto a este museo de otros de su tipo (colecciones privadas de multimillonarios, y no tan multi)? Su colección, precisamente. Para muchos, es un mezcla “kitsch” de obras de artistas norteamericanos de principios del siglo pasado, como Norman Rockwell, Joseph Christian Leyendecker, el favorito Maxfield Parrish o Howard Chandler Christy, y de diseños de envolturas de pan de caja –tanto así no, pero sí de ilustradores de revistas de principios del siglo XX. Lo mas sorprendente es que Lucas haya elegido a este grupo de arquitectos, que se encargan de hacer los edificios más visionarios de nuestros tiempos, y que, según muchos, crearán un diseño que contrastará con la colección para exponer. Algunos sugieren que se avendrán al retrofuturismo o al futurismo contemporáneo.

Adicionalmente, los vecinos de Chicago consideran que este museo traerá un desconcierto del entorno, por lo que resulta imperativo que el sitio se vuelva un punto de encuentro distintivo de una ciudad, de por sí icónica en cuanto a sus grandes edificaciones industriales y postindustriales. Un poco antes, este museo había sido planeado para la ciudad de San Francisco, donde la resistencia ciudadana le cerró las puertas.

Las piezas que conforman la colección de George Lucas, aunque no representan un guión coherente, sí responden al deseo de su creador en demostrar el poder de una sola imagen para contar una historia. Y significan unos 600 millones de dólares. Al ver los ejemplos que nos presenta el museo, no podemos más que recordar el poder que otorga al coleccionista el tener acceso a casi cualquier cosa, para canonizarla en sus propias parcelas de lo que es y no es arte. Basta echar un vistazo a nuestro alrededor para encontrar uno que otro ejemplo semejante, aunque menos grandilocuente. Eso sólo porque ninguno se imaginó a las galaxias cercanas como su espacio de trabajo.

 

Fuente e imágenes: Lucas Museum of Narrative Art y MAD Architects

Últimas noticias