Fotogalerías

LA TENDENCIA INFLACIONARIA DEL MERCADO DEL ARTE EN LA SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XX

En este período se pudo apreciar entre los intermediarios un amplio tejido de relaciones con el gran capital económico mundial y su capacidad de persuasión; sobresalen Alfred Stieglitz, Sidney Janis, Peggy Guggenheim, Leo Castelli y Richard Bellamy.  Se presenció un excesivo interés por la pintura, lo que permitió establecer precios récords con obras de Auguste Renoir, Vincent Van Gogh, Pablo Picasso, Jasper Johns, Jackson Pollock, Francis Bacon, Willem de Kooning y Gustav Klimt, por citar a los más publicitados.

Esta ruta ascendente de precios llegó hasta el último tercio de ese siglo como ejemplo está la venta en 1987 de Los Girasoles de Van Gogh, por la casa de subas­tas Christie´s de Londres en 24,75 millones de libras. En ese mismo año se vendió Lirios, del mismo autor, en 53.9 millones de dólares en Sotheby´s, de Nueva York. Como dato adicional, a finales de la década de 1980, la casa Salomon Brothers coloca la obra de los grandes maestros a la cabeza en cuanto a rendimientos financieros, pues en un año estaban dando un rendimiento del 51%. [1]

A mi parecer fueron cifras excesivas, con fines de especulación, que desafortunadamente marcaron una tendencia inflacionaria en este mercado. Lo que se ha convertido en una situación recurrente en el mercado del arte, hasta hoy en día es que las galerías suelen alterar los precios ante los medios. Thornton (2009) afirma que Charles Saatchi anunció que vendió en $12 millones de dólares a “The physical Impossibility of Death in the Mind of someone Living”, mejor conocido como “El tiburón” de Damien Hirst. En realidad se vendió en $8 millones de dólares a Steve Cohen. También está el caso de Larry Gagosian, el galerista más poderoso del mundo con establecimientos en Nueva York, Los Ángeles, Londres y Roma; quien, a decir de Thornton (2009), sube los precios de los artistas hasta en un 50% cuando empieza a representarlos.

Otro fenómeno que viene fortaleciendo el mercado del arte mundial es la creciente demanda de mercados emergentes, encabezados por China y con una constante par­ticipación de naciones de Medio Oriente, así como de Rusia e India. La parti­cularidad de estos mercados es que sus co­leccionistas invierten primero en artistas locales y después en los occidentales. Motivo por el cual sus artistas se han cotizado a ni­vel mundial.

El mejor ejemplo es China, pues las casas de subastas Christie’s y Sotheby’s han colocado obras de artistas como Fang Lijun, Yan Pei Ming y Zhang Xiaogang, al lado de Mark Rothko, Jeff Koons y Richard Prince. Kinsella (2008) afirma que los principales artistas chinos recaudan cada uno entre cuatro y cinco millones de dólares anuales. También que el mercado contemporáneo Hindú ha crecido un trescientos por ciento en años recientes, ya que es de aproximadamente $400 millones de dólares anuales, tan sólo en el sector formal. Los principales coleccionistas de éste son indios y europeos, en particular del Reino Unido, Italia, Bélgica y Francia. Las corporaciones americanas que tienen múltiples negocios en India y China ha sido un factor para la consolidación del mercado Hindú.

Santiago Ortega Hernández

Fuentes de Información

Kinsella, E. (2008). $25 Billion and Counting en ART NEWS. Nueva York, N.Y. EUA. Volumen 107, Núm. 5, 122-131.

Thorton S. (2009). Siete días en el mundo del arte. Argentina: Edhasa.

[1] Véase Soules, G. (septiembre–octubre 1989) «Does Art Belong in Pension Funds» Contingencies: 31-32

 

Últimas noticias