Fotogalerías

La importancia de nuestros pensamientos, por Georgina Reyes

La importancia de nuestros pensamientos, por Georgina Reyes

Mas allá de las características biológicas que tenemos los seres humanos para garantizar una vida plena y saludable, el denominador común radica en nuestras conductas y actitudes.
Es por esto que cada uno de nuestros pensamientos genera una emoción y cada emoción tiene un alto impacto en nuestra mente y en nuestro cuerpo a tal grado que nuestras células registran una indicación y tienen una repercusión en nuestro organismo.
La serenidad, la reflexión, el sueño reparador, la sonrisa, el sabor agradable a nuestro paladar, el silencio, el estudio, etcétera, promueven la secreción de serotonina, un neurotransmisor que apoya el equilibrio del ánimo a fin de evitar estados de ansiedad y estrés y permite la sensación de paz y armonía y tranquilidad. Ha sido bien llamada “hormona de la felicidad”.
Mientras que el rencor, los pensamientos negativos, como la represión de nuestros sentimientos, el enojo o el reproche constante, facilitan la secreción de cortisol, una hormona corrosiva para las células y que ejerce en el cerebro una acción tóxica generando una disminución de la química cerebral y que evita que la serotonina cumpla su función generando que las enfermedades detecten el momento justo para aparecer deteriorando así la salud física y mental, ya que una persona que enfrenta una enfermedad difícilmente puede sentirse animado.

Los pensamientos negativos y pesimistas debilitan sin compasión nuestro sistema inmunológico.
Las conductas positivas generan actitudes de buen estado de ánimo, de sentir amor, aprecio, deseos de relacionarnos adecuadamente, de fijarnos metas y de aprovechar al máximo nuestras capacidades y talentos.
En cambio, las conductas negativas nos enfocan a la depresión, al desánimo, a la desesperanza, desolación y aislamiento evitando la productividad a todos niveles.
Es importante procurar una actitud permanente de reflexión y autoconocimiento para poder enfocar nuestras emociones adecuadamente evitando generar cortisol y promoviendo la producción de serotonina.
El deterioro de nuestra salud puede evitarse si consideramos el buen humor a fin de vivir la vida y aprovechar las experiencias plenamente.
Tomemos en cuenta que cada célula de nuestro cuerpo reacciona ante todo lo que percibe nuestra mente decretando lo que con toda seguridad sucederá.

Por Georgina Reyes. Psicóloga clínica. ginavalentinir@gmail.com

Últimas noticias