Fotogalerías

Kissmiklos: buscando la equidad de género

La violencia tiene muchos rostros. No siempre son golpes. En ocasiones, basta una mirada, un gesto, un ademán o una palabra para causar daño a otro ser humano sin siquiera tocarlo.

La violencia tiene muchos nombres. No siempre son golpes. Basta una mirada e incluso una palabra, sólo una: . Esta afirmación encierra el mayor de los crímenes: no permitir que la otra persona diga no, es decir, disentir.

Aunque este ocurre a todas horas y en todo el mundo, pocos saben que está inscrito en los labios de muchas mujeres. La artista kissmiklos quiso revelarlo, mostrar que ahí está, y poner alto al sufrimiento en silencio.

Últimas noticias