Arte

De IPAF a CONSTRUCTO: Entrevista a Rubén Carrasco

En el mes de abril de este año se llevó a cabo IPAF en la isla de Holbox, Estado de Quintana Roo, uno de los festivales de arte urbano más importantes de nuestro país. En él, artistas de México y otras naciones se reunieron para compartir con la comunidad un poco de su arte y dejar evidencia de la participación y unidad entre los habitantes y los artistas que formaron parte del evento. Por si fuera poco, el espíritu de IPAF se trasladó a la Ciudad de México para convertirse en CONSTRUCTO, una plataforma de Arte que invitó a  22 artistas nacionales e internacionales  para pintar murales en diversos puntos de la ciudad de México y a su vez reunirá su obra en una exposición que permanecerá abierta al público del 30 de abril al 3 de mayo del 2015.

© Rubén Carrasco

© Rubén Carrasco

Entre las figuras principales de IPAF y CONSTRUCTO se encuentra Rubén Carrasco, artista mexicano que actualmente radica en la ciudad de Montreal, Canadá. Es fundador del colectivo internacional 5 Wolves No Pigs y en FAHRENHEIT tuvimos la oportunidad de conversar con él acerca de su trabajo, fuentes de inspiración, la censura y cómo una casualidad se convirtió en uno de los festivales de Arte Urbano más importantes del País.


CF
: ¿Qué es lo que define tu estilo como artista visual?

RC: Lo define la forma de  investigar, de fusionar e incursionar hasta crear un estilo propio, considero que el arte es en primera instancia, un acto que permite al creador ser libre. Mantener el estilo es un ejercicio permanente de investigación visual no fácil de continuar, pero por otra parte, un estilo que busca satisfacer un mercado es convertir al quehacer artístico en una actividad de la producción tipo “fast food” esto es, una fórmula para la producción serial.

El sincretismo de las diversas temáticas son sin duda lo que más define a mi obra; el contenido conceptual detrás de la estética me ha permitido trabajar en diferentes estilos y mantener a la vez una coherencia visual entre ellos, lo anterior se basa en la experimentación y nunca ha sido un acto predeterminado.

© Rubén Carrasco

© Rubén Carrasco

CF: ¿Qué es lo que inspira tu producción gráfica?

RC: Me inspira lo vivido de forma tangible, irreductible… Por ejemplo, empecé a coleccionar cráneos cuando era niño y así que siendo mexicano, el día de muertos se convirtió en una  de mis festividades favoritas, la muerte o la simple estética encontrada en las estructuras óseas es algo que emerge en mi obra. Crecí cerca de la naturaleza, de lo campirano, de ahí la fascinación por los animales y su representación  en criaturas hibridas. Me gustan  las grandes urbes y viajar con el fin de tener la perspectiva de otras culturas. Me interesa saber que aún sabiendo que la humanidad no va por buen camino, sigamos siempre tan motivados a continuar.

CF: Cuéntame la historia de 5 wolves not pigs.

RC:  El colectivo surgió en Cancún en el 2005 motivado por la necesidad de unir fuerzas para realizar proyectos independientes, no tenía nombre entonces y se inició entre amigos;  Marisol D’Estrabeau, Monica Bösch, Carlos Generoso y León Alva formaron parte de esos primeros proyectos y aún hoy continuamos trabajando juntos. Hemos logrados exponer en varios países e incluso por un tiempo manejar nuestra propia galería. El nombre de 5 Wolves No Pigs surgió a finales del 2013 en Montreal con la colaboración de la artista Clio Honig y se organizó una primera exposición colectiva con ese nombre en el espacio MAI (Montréal, Arts Interculturels), desde entonces creadores de diferentes orígenes y disciplinas se han sumado al proyecto, y se ha creado una estructura flexible de colaboración mutua.

Uno de los conceptos característicos del colectivo es que los integrantes pueden salir y entrar, esto brinda libertad de acción y crea una dinámica de colaboración en la que cada proyecto puede integrar gente nueva, lo que hace que cada experiencia sea única. Lo anterior sumado a que el proyecto es incluyente nos motivó a hacer uso de las masacras, cualquier persona las puede portar y el número no se limita a 5 personas, eso es solo una referencia visual al nombre. En este momento participan por ejemplo creadores como Cara Carmina, Cerrucha, Guillermos Castellanos y Bianca Lecompte.

© Rubén Carrasco

© Rubén Carrasco

CF: ¿Cómo es que 5 wolves not Pigs se involucra con IPAF?

RC: El concepto de realizar murales inspirados en la visión de la gente local de Holbox surgió de Daniel Trigo, quien radica en la Isla y ya había comenzado con un proyecto al que llamó Soñando por Holbox y el cual es el espíritu del00. En un viaje de relax a la Isla me hospedé en el hotel Casa Blat-Ha propiedad de Daniel y al estar registrándome, vio que era un artista y me propuso pintar un mural, al mismo tiempo que me cuestionaba si conocía a más artistas que pudieran estar interesados, y al explicarme la idea a detalle me quedé sorprendido. A mi regreso a Montreal no puede evitar pensar en la posibilidad de hacer algo más que solo un mural en Holbox y surgió en una reunión del colectivo la idea de hacer un festival, así que invité a colaborar a grupos locales de Cancún y así surgió el Festival IPAF

CF: Por qué Holbox? Les gustaría llevar IPAF a otros lados del país?

Holbox fue por causalidad como lo mencioné antes, pero también por el concepto contenido en el proyecto Soñando por Holbox. Sumado a eso Holbox hace que un festival de arte público sea una experiencia única, exclusiva por su ubicación e incluyente por su temática e inspiración.

El IPAF tiene en mente llevarse a otros lugares, pero como todo en la vida, parte de un sueño, de una idea y de la suma de esfuerzos por parte de quienes comparten ese ideal.

CF: En vista de la reciente censura a la pieza de Ericailcane en la Ciudad de México, cómo se manejará la temática del arte en en estos festivales respecto a la crítica social?

El festival se maneja con toda la libertad de expresión, la temática son los sueños de la gente y desde esa perspectiva todo es posible. Los muros son en su mayoría de particulares y ser censurado como artista es parte de la experiencia, la censura existirá y ha existido siempre, y esta puede originarse por cualquier punto  de vista contrario a lo que se plasma en una obra. El año pasado realizamos un mural en Cancún, colaboraron León Alva, Jason Botkin, Marisol D’Estrabeau, Carlos Generoso, Labrona y yo, el mural fue censurado con pintas por un grupo de “artistas” locales argumentando que no éramos artistas urbanos “reales”, nunca me quedó claro a que se referían, pero así fue, así que una exposición es eso, exponerse a la crítica, a la aprobación o  a la censura, pero al final todo es positivo pues se abre un debate y de este surgen conclusiones y críticas. Si hubo una curaduría para el Festival IPAF y se buscó una estética que tenga armonía con la isla y sus habitantes, pero no hay censura, ni existirán imposiciones en este sentido por parte de los organizadores, los artistas son responsables de lo que quieren decir o transmitir, así mismo los espectadores tienen la responsabilidad y la libertad de percibir o discernir lo que su intelecto y cultura les permita.


¿Te gusta el arte urbano? Conoce el trabajo de Curiot


 

Últimas noticias