Fotogalerías

GUILLERMO KAHLO, EL HOMBRE QUE GUIÓ A LA ARTISTA.

A Francisco Plancarte

 

Los padres son parte fundamental en nuestra vida, ellos determinan e inspiran lo que seremos a futuro.  A propósito del Día del Padre, un claro ejemplo es la relación de Guillermo Kahlo y su hija Frida.

Wilhelm Kahlo, de origen alemán llegó a México en el carguero Borussia, proveniente de Alemania. Cambió su nombre a Guillermo y contrajo matrimonio con Matilde Calderón y González, más tarde nació Frida.

Además del vinculo sanguíneo que los unía, ellos compartían un lazo emocional muy fuerte. Ambos habían padecido dolor y enfermedades y los dos encontraron en el arte una terapia para todos sus males.

A lo largo de su vida Guillermo se dedico completamente a su hija. En el inicio de la poliomielitis, el padre la ayudó con la rehabilitación. El entendía perfectamente la situación de Frida debido a que él había sufrido un accidente en Alemania que dañó su cerebro y le ocasionó episodios de epilepsia de por vida. Siempre compartieron la enfermedad y la soledad.Ella aprendió de su padre el oficio de la fotografía desde la concepción visual hasta el proceso de revelado e impresión. Comprendió a equilibrar la imagen y sus elementos, detalle que más tarde aplicaría a la pintura.

Frida en sus diarios describe a Guillermo como un hombre interesante, misterioso; del cual heredó sus ojos oscuros y su aire desolado. El estuvo presente durante varios episodios importantes en la vida de la artista. Desde el primer momento cuando le mostró el oficio de la fotografía hasta aquella vez cuando él mismo advirtió a Diego Rivera de contraer nupcias con su hija.

La relación paternal se ve plasmada en el intercambio de cartas que tuvieron cuando Frida se encontraba en Estados Unidos. Donde además de hacer una crónica de sus actividades diarias son un recuento de consejos y pensamientos. De alguna forma, hija y padre se veían reflejado el uno con el otro.

En 1951, a manera de catarsis tras la perdida de su padre en 1941, honra su memoria haciendo un retrato con una leyenda que decía “”Aquí pinté a mi padre Wilhelm Kahlo, de origen húngaro-alemán, artista-fotógrafo de profesión, de carácter generoso, inteligente y bueno, valiente porque sufrió durante sesenta años de epilepsia pero nunca se rindió trabajando y luchó contra Hitler. Con adoración, su hija Frida Kahlo”.

Analizando esta relación filial, se entiende mucho más la obra de Frida Kahlo y la fuerte influencia que tuvo su padre en ella. Emociones, inquietudes y percepciones son traducidas  en pintura.

La figura del padre es esencial en la formación de una persona, en él recae toda la responsabilidad de lo que su descendencia sea a futuro y él será la primera referencia e inspiración para sus hijos.

Bibliografía:
Herrera, Hayden. Frida: A Biography of Frida Kahlo. Nueva York, Harper and Row, 1983.
Tibol, Raquel. Escrituras: Frida Kahlo. México, Conaculta/Universidad Nacional Autónoma de México, 2001.
Información e mágenes: ©Frida Kahlo

Últimas noticias