Fotogalerías

GRANDES ROBOS EN LA HISTORIA DEL ARTE

Según datos aportados por el FBI, el mercado ilícito de objetos artísticos mueve anualmente hasta 6.000 millones de dólares. La existencia de este mercado negro ha provocado a lo largo de la historia el robo y desaparición de un incalculable número de obras de arte. Aunque todos los robos son importantes y se les tiene que dar el mismo seguimiento, existen algunos que ya sea por el autor, por el museo o por la cantidad de obras han pasado a la historia. Aquí te mostramos algunos de estos grandes robos:

En 2004 en el Museo Munch de Oslo, dos sujetos enmascarados entraron a la sala y robaron la obra El Grito, del pintor Edvard Munch. Dos años después la policía noruega recuperó la obra.

Más de 15 obras, entre ellas algunas de Picasso, con un valor de más de 16 millones de euros, desaparecen de la finca de su nieta, Marina Picasso, en Cannes. Las obras son recuperados cuatro días después.

En 1990, roban 11 obras maestras del Museo Gardner de Boston, entre ellos varios Rembrandt, Degas, Manet y Vermeer, con un valor actual aproximado de 250 millones de euros. Tristemente, las obras aún no han sido recuperadas.

En el Museo Van Gogh de Ámsterdam roban veinte cuadros del mismo autor, incluido Los Girasoles, con un valor estimado de 300 millones de euros. Las obras fueron recuperadas horas después en un coche abandonado.

Y como olvidar el Gran Robo de la Monalisa en 1911  realizado por Vicenzo Perrugía, que vestido como personal de mantenimiento del Museo del Louvre, descolgó el cuadro y lo escondió bajo su ropa. La pintura fue recuperada dos años y ciento once días después del robo, cuando Peruggia intentó intentó vender el cuadro original al director de la  Galleria degli Uffizi.

Últimas noticias