Fotogalerías

FAHRENHEITº RECOMIENDA: LA CIENCIA DE LOS CÍNICOS


La ciencia de los cínicos
es una combinación maestra de diseño, ilustración y humor, en el que Salles interpreta al mundo a partir de los temas más convencionales y polémicos de la actualidad. Con un lenguaje cercano y práctico –basado en infografías simples y llenas de significado–, se develan temas de interés común que te harán reflexionar y reír al mismo tiempo.

Este libro pretende dar a conocer pensamientos y creencias que son comunes en la sociedad moderna, recurriendo a un discurso ameno, directo, contundente y lleno de sátira, para poder percibir desde otro enfoque la cotidianidad del ser humano. Importante destacar la expectativa que generó el pre-lanzamiento de La Ciencia de los Cínicos en redes sociales a través de las cuentas del autor, en donde cada una de las publicaciones que se han hecho han tenido una gran aceptación entre sus seguidores.

Sobre el autor:
Eduardo Salles es publicista, ilustrador, diseñador gráfico y escritor. Estudió la carrera de comunicación en la Universidad Nacional Autónoma de México. Fue director creativo de la agencia JWT México y actualmente es director creativo de Flock Advertising México. Es creador del Cinismo Ilustrado, un sitio web que pretende reactivar la producción artística y al mismo tiempo cambiar el mercado para siempre. Es muy activo en su cuenta de Twitter y ha ganado premios como el Cannes Lion, el Ojo de Iberoamérica y el Círculo de Oro.

A continuación te presentamos una entrevista con el autor:

Cuéntame un poco sobre tu nuevo libro: “La Ciencia de los Cínicos” es el primer libro del mundo en compilar las principales teorías de la vida cotidiana y todo lo que puede llegar a molestarla. Son más de 60 teorías ilustradas que explican con un humor involuntariamente negro los más grandes fenómenos de la rutina, el mundo en el que vivimos y la estupidez humana. Algunos expertos lo han llamado “El Baldor de la Vida”, e incluso el Principia Cinico-Mathematica de nuestra era.

¿Cuál es tu proceso creativo para trabajar estos proyectos? Primero leo un capítulo del Necronomicón. Esto tiene que hacerse estrictamente de 6:00 a 8:00 am, o las musas de la creatividad no descienden a los niveles perceptibles de la imaginación. Después me tomo un baño de agua caliente, lo suficiente para estimular el hipotálamo y el lóbulo parietal. Seco mi cuerpo con una toalla de La Guía del Autoestopista Intergaláctico y me siento frente a la computadora a escribir veinte veces “Yo Soy la Morsa”, sin dejar espacios. Una vez terminado este ritual, comienzo el proyecto.

 ¿A qué ilustrador admiras y por qué? Admiro a los ilustradores que tienen una gran técnica al servicio de grandes ideas, o por lo menos de grandes ocurrencias. Desde Quino hasta Glennz, cualquiera que sea capaz de hacerte reír, pensar o enfurecer con una sola imagen merece respeto. Y que le invites un trago.

Te consideras cínico… Claro… seguro… por supuesto… sin duda.

¿Qué tan complejo es el mundo de la ilustración? Tan complejo como se lo quiera hacer el ilustrador.

 ¿Cómo defines tu técnica de ilustración y cómo defines tu estilo literario? Mi ilustración la defino como “ahorradora”, con un toque de “abstraccionismo pop-moderno”. Mi estilo literario es parte de una corriente contemporánea llamada “Empirísmo Cínico”, aunque algunos detractores lo mantienen dentro de la tradición Klostermancista.

Información e imágenes: © Aguilar

Últimas noticias