Fotogalerías

EL ARTE DE LA ESTAFA: LOS MEJORES FALSIFICADORES DE ARTE

Las falsificaciones en el mundo del arte no son cosa nueva. Los antiguos romanos realizaban muchas copias de las esculturas griegas, los fenicios realizaban copias de vasijas egipcias, y hasta Miguel Ángel realizaba imitaciones del arte grecolatino. Aquí te presentamos a cinco personajes que, gracias a su habilidad de imitar a grandes maestros, lograron burlar a las grandes instituciones del arte.

Elmyr de Hory.  Cuando se habla de falsificación, se tiene que hablar del más grande. Este húngaro, nacido en 1922, logró reunir más de 100 millones de dólares con sus falsificaciones. Falsificó a Picasso, Matisse, Modigliani y Rendir, y es probable que aún sigan obras de él con nombres de otros autores en grandes galerías y museos.

Han van Meegeren. En sus inicios no se propuso ser falsificador. Él quería ser reconocido como un artista, pero los críticos de arte despreciaron su trabajo. Para demostrar su talento comenzó a imitar a algunos de los más grandes artistas del mundo y logró replicar tan bien los colores y los estilos, que los mejores expertos y críticos de arte no fueron capaces de darse cuenta del engaño.

John Myatt. En un primer momento, Myatt no ocultaba que los cuadros que vendía eran imitaciones hechas por él mismo. Sin embargo, John Drewe, uno de sus clientes habituales, le confesó que había vendido a Christie’s una copia de Albert Gleizes por 25 mil libras. A partir de ese momento empezaron a colaborar en lo que ha sido conocido como el mayor fraude de arte del siglo XX, con 200 falsificaciones de obras de Matisse, Giocometti, Braque, Picasso, Giacometti, Le Corbusier, Monet y Renoir.

Wolfgang Beltracchi. El falsificador, en colaboración con su esposa y su hermana, logró poner en circulación unas 44 obras consiguiendo un beneficio de alrededor de 49 millones de dólares.

María Apelo Cruz. Esta falsificadora involuntaria realizó una copia exacta del cuadro de Picasso La Femme Au Chapeau Bleu cuando la propietaria de una galería le pidió que realizara una copia porque había sido robado y necesitaba atrapar al ladrón. La galerista vendió la obra por dos millones de dólares como un Picasso original.

Vía: La Piedra de Sisifo

 

Últimas noticias