Fotogalerías

DESARROLLANDO RESILIENCIA

DESARROLLANDO RESILIENCIA 

por Georgina Reyes

La resiliencia es la capacidad de adaptarse favorablemente a las situaciones adversas que se nos presentan día a día. Es también la posibilidad de reacción ante eventos traumáticos, tragedias, amenazas, tensiones significativas, ya sea familiares, de salud, laborales o económicas.
La resiliencia incluye pensamientos, reacciones y conductas que pueden ser adquiridas y desarrolladas a través del tiempo por cualquier persona, es decir, que todos podemos ser resilientes dadas las circunstancias. Pero esto implica tener la posibilidad de mantener lazos estrechos de afecto y apoyo principalmente en el área familiar y por supuesto tener la capacidad de mantener relaciones positivas con los que nos rodean externamente en donde exista la propuesta de modelos a seguir que puedan ofrecer seguridad y motivación ante la resiliencia de cada persona.
Es importante evitar percibir las crisis como situaciones intolerables, por el contrario se debe tomar la oportunidad de resolver estos eventos y posteriormente al momento crucial tener la gran satisfacción de salir triunfante de dicha prueba a fin de sentirnos fortalecidos y con la seguridad de haber adquirido destreza de resolución de problemas.
Debemos considerar los cambios como parte de la vida que nos pueden encaminar a lograr metas siempre y cuando sean realistas tratando de ver más allá del momento crítico actual, considerando que en el futuro inmediato la situación mejorará, por el momento es importante tratar de visualizar maneras en que podamos sentirnos mejor mientras enfrentamos la situación difícil que nos hace sentir vulnerables o atemorizados.
Nadie puede evitar los obstáculos, ya que son parte de la vida misma, pero sí se puede cambiar cómo son enfrentados e interpretados y al mismo tiempo, la reacción a ellos.
Es importante tomar acciones decisivas encaminadas a aminorar los problemas o conflictos, ya que desear que desaparezcan no resuelve el momento crítico pero sí aumenta la intolerancia a los mismos.
Escribir y reflexionar sobre los pensamientos relacionados con la situación traumática o estresante ayudará a fortalecer la resiliencia.
Es recomendable revisar las experiencias del pasado en donde hemos salido adelante aunque en aquel momento pensaramos que no había salida, o que era demasiado para sobrevivir a ese momento crucial. Recordemos nuestras alternativas de solución y comparemos a fin de lograr implementar respuestas similares a lo que ya hemos vivido, tomando siempre en cuenta que cada situación conlleva variables diferentes.
La resiliencia implica ser adaptable y capaz de mantener el equilibrio en la vida, mientras enfrentamos situaciones difíciles, aquí se sugiere descansar un poco, buscar apoyo y por sobre todas las cosas, tener un alto cuidado de uno mismo, confiando en que todo se resolverá de la mejor manera dando como resultado una gran satisfacción personal de que al final de la crisis permanecemos íntegros, más fuertes y hasta con una gran sonrisa de satisfacción.
Por Georgina Reyes. Psicóloga clínica. ginavalentinir@gmail.com

Últimas noticias