Fotografía

El último round de Muhammad Alí

Es increíble pensar que el hombre que en algún momento fue la viva imagen de la fuerza y la tenacidad, sea hoy un pasaje de la historia. El boxeador extraordinaire Muhammad Alí falleció este sábado, sumándose a la ola de personajes que en este año han abandonado este mundo para formar parte de nuestro imaginario colectivo.

El creador de la frase Fly like a butterfly, sting like a bee, falleció a los 74 años tras una batalla de 32 años contra la enfermedad de Parkinson. El que una vez fuera el rey de los pesos pesados, en sus últimos días de vida, apenas si podía sonreír. De acuerdo a sus familiares, este se comunicaba solamente en base a gestos y guiños.  

Varios médicos sospechan que la causa de esta enfermedad degenerativa, fue la cantidad de golpes que este boxeador tuvo que aguantar a lo largo de su vida. 

El último round de Muhammad Alí

En un memorial post-mortem, el fotógrafo Zenon Texeira fue invitado a la residencia de este boxeador en Phoenix, Arizona a finales del mes de marzo para tomar algunos retratos del boxeador. Esto fue bajo la autorización de la familia de Muhammad, quienes pareciera que de alguna forma presentían el cercano final de Alí

La serie fotográfica de Texeira es un conmovedor retrato del boxeador, donde levanta sus puños una última vez. El genio del boxeo que obtuvo el récord de 56-5 con 37 knockouts –además de ser el campeón del peso pesado 3 veces–, dedica una última sonrisa a Texeira, antes de partir.

Muhammad Alí dejó un hueco muy grande en la historia de Estados Unidos, un hombre que luchó contra el racismo y contra la islamofobia en un país que hasta nuestros días le cuesta comprender el mensaje que este boxeador trató de dejar al mundo. Sólo nos queda concluir con una de sus mejores frases: “El servicio que das a los demás es la renta que pagas por tu habitación aquí en la tierra”.  

Últimas noticias