Fotogalerías

MODIFICANDO LA LUZ DEL FLASH

 

Cuando captamos imágenes con nuestra cámara fotográfica es usual que en exteriores y con luz natural, nuestras fotos resulten lucir muy bien; sin embargo cuando se trata de interiores en donde la única luz con la que contamos es la de unas cuantas lámparas, nos vemos forzados a usar un trípode, una apertura de lente amplia para permitir que la mayor cantidad de luz penetre en la lente y que el sujeto en cuestión no se mueva casi en lo absoluto; pero como esto es muy difícil, solemos recurrir al  molesto flash.

Pero comprendamos una cosa, si queremos captar una imagen, la luz es el factor clave, para esto, te compartimos algunos métodos para que la luz emanada por el flash no sea tan directa hasta el punto de poner rojos los ojos de los sujetos en cuestión o de plano, tener manchas blancas en las fotografías.

Para modificar la luz de flash, existen métodos como el softbox, una estructura piramidal con estructura negra metalizadas por el interior y una cara frontal blanca; el trípode los atraviesa por el medio y el flash se coloca por dentro, así la luz rebota en sus caras interiores y se proyecta por su parte frontal.

Otro método es el paraguas, encargado de difuminar la luz del flash de manera suave y direccional gracias a su condición física.

También podrás difuminar la luz con reflectores, con forma de bowl, los que rodean las orillas de la lámpara del flash y así, direccionan de manera muy fuerte la luz y su construcción metálica bloquea luminosidades a los costados.

Otro de muy sencilla construcción es el snoot, tubos de metal o plástico que no modifican l textura de la luz, pero dirigiéndola de manera fuerte. En la fotografía se notarán círculos luminosos.

Las grillas son otra técnica, las podrás encontrar en varios formatos de grosor y densidad. Éstas se colocan frente al flash texturizando la luz y direccionándola dependiendo de cómo sea acomodada.

Ahora sólo tendrás que elegir cuál es la táctica que más prefieras.

Últimas noticias