Fotografía

Héctor García Cobo, el “Pata de Perro” de México

Héctor García nació con una constante inquietud de conocer el mundo, desde muy pequeño sintió que la calle era su lugar, lo que lo hizo acreedor del apodo “Pata de Perro”. FAHRENHEITº Magazine presenta la historia de uno de los mejores fotorreporteros mexicanos en su aniversario luctuoso.

Héctor García nació en la Ciudad de México el 23 de Agosto de 1923, fue llamado “El fotógrafo de la ciudad”. Por su lente circularon las imágenes más emblemáticas del Siglo XX, sin embargo su vida estuvo marcada por eventos que lo llevarían a desarrollar esa sensibilidad con la cual lograba retratar la crudeza de la vida mexicana.

Héctor García vivió en las calles desde pequeño, no por necesidad sino por ese constante deseo de saber y conocer, lo que lo llevó a vender periódicos, ser internado en la correccional de menores e incluso ser un indocumentado en Estados Unidos. Sin embargo su estancia en la correccional fue el evento que marcaría su vida, ya que casi le evitó estar presente durante el funeral de su madre.

Además fue en la correccional que Héctor García conocería al que sería su “hada madrina” dentro de su carrera fotográfica, el Dr. Gilberto Bolaños Cacho, quien fue la persona que apoyó a Héctor García en todas sus aventuras, desde comprarle su primera cámara hasta conseguirle su primer trabajo dentro de la revista Celuloide.

hector-garcia-cobo-el-pata-de-perro-de-mexico

A lo largo de su vida Héctor García estaría en contacto con personajes como Mario Pani, Salvador Novo, Xavier Villaurrutia, Gabriel Figueroa y Manuel Álvarez Bravo, quienes lo inspiraron para desarrollar su trabajo fotográfico.

Entre las distintas publicaciones en las que Héctor García trabajó se hallaban, Mañana, Siempre!, Revista de América, Time, Life, Cruceiros, Novedades entre otras. Fundó su propia agencia Foto Press y junto con su esposa María, exploró el impredecible terreno de la fotografía.

Héctor recibió en 3 ocasiones el Premio Nacional de periodismo en 1958, 1968 y 1979, el Premio Nacional de Ciencias y Artes en el 2002 y se convirtió en miembro de la Academia de Artes en el 2005.

Finalmente Héctor García crea la Fundación Héctor y María García, la cual contiene todo el acervo fotográfico del fotoreportero. En ella se pueden hallar archivos del Cine de Oro Mexicano, hasta fotoreportajes de variada índole.

No hay duda que el “Fotógrafo de la ciudad” sigue siendo una figura clave dentro de la historia de la fotografía mexicana y un referente para los fotoreporteros que como decía Álvarez Bravo “Sienten como el revelador y el fijador corre por sus venas”.

Últimas noticias