Harry Bertoia: el maestro del diseño y arte sonoro

Martes 10 de Marzo 09.27 GMT

 

El 10 de marzo de 1915 nace Harry Bertoia, diseñador gráfico, escultor de arte sonoro y diseñador de mobiliario moderno.

Nacido en San Lorenzo, Italia, se mudó junto a su hermano a Detroit, Estados Unidos, buscando desarrollarse en arte.

Ingresó en la Cass Technical High School, donde estudió arte y diseño, y aprendió el oficio de la confección de joyería a mano.

Años más tarde Harry Bertoia asistió a la Escuela de Arte de la Sociedad de Artes y Oficios de Detroit, actualmente conocida como College for Creative Studies.

Fue así como en 1937 obtuvo una beca para estudiar en la Cranbrook Academy of Art, donde se encontró por primera vez con Walter Gropius, Edmund N. Bacon, Ray y Charles Eames y Florence Knoll.

 

Brillante éxito

 

Dos años más tarde, reabrió un taller metalúrgico donde enseñó diseño de joyería y metalúrgica.

Las formas orgánicas y los detalles finos de las joyas evolucionaron luego a las primeras formas escultóricas, por lo que formó parte del movimiento "art to wear".

Se casó con Brigitta Valentiner en 1943, cuando aún vivía en Cranbrook, aunque posteriormente ambos se mudaron a California donde trabajó para Charles y Ray en la Molded Plywood Division de la Evans Product Company.

Tras nacionalizarse estadounidense, Harry Bertoia fue invitado a mudarse a Pensilvania para trabajar con Hans y Florence Knoll.

Durante este periodo diseñó cinco piezas que fueron conocidas como la Colección Bertoia para Knoll, entre las que se encuentra la famosa Silla Diamond.

La silla se convirtió en parte del movimiento de muebles "modernos" de la década de 1950, más tarde conocida como Midcentury Modern. 

Las sillas fueron producidas variando los grados de tapizado sobre su ligero entramado, y en un principio fueron realizadas manualmente ya que no se encontraba un proceso adecuado para su producción en serie.

Desafortunadamente, el contorno utilizaba dos finos alambres soldados a cada lado de la malla del asiento, mientras que el diseño ya había sido patentado y era producido por Herman Miller.

Herman Miller finalmente ganó la batalla por la patente y Bertoia & Knoll tuvieron que rediseñar el contorno de sus sillas, utilizando un único alambre, más grueso, para el contorno, y suavizando los bordes de los alambres del asiento, de la misma forma en la que las sillas son producidas hoy.

A pesar de esto, el éxito comercial del que gozó la silla con forma de diamante fue inmediato.

 

El sonoro Bertaia

 

En 1960, Harry Bertoia comenzó la exploración de esculturas tonales. La escultura "tonal", o sonora, es el arte que más se asocia con el artista.

A principios de los sesenta comenzó a experimentar con esculturas sonoras, que producían sonidos al ser movidas por las personas o el viento, llegando incluso a dar conciertos utilizando sus creaciones, y produciendo una serie de álbumes denominada Sonambient.

Al enterarse del triste diagnóstico de cáncer en 1976, Harry Bertoia trabajó furiosamente para organizar sus monotipos, perfeccionar la colección tonal de graneros y poner en orden el trabajo de su vida.

Había producido probablemente decenas de miles de piezas de arte durante su corta vida.

Los humos tóxicos, como el cobre de berilio que tanto amaba, contribuyeron al cáncer de pulmón. Sin embargo, su muerte fue pacífica, se sintió completo y aceptó morir como simplemente una parte más de transición de la vida.

Harry Bertoia murió el 6 de noviembre de 1978, a los 63 años.

 

También te puede interesar.

Eileen Gray, la arquitecta y diseñadora que rompió patrones

Los Eames, la pareja que hizo la silla en la que todos nos hemos sentado

Los diseños visionarios y surreales de Shiro Kuramata