A través de una divertida serie de carteles, el artista italiano Federico Babina hace un homenaje a sus directores de cine favoritos. La esencia de este proyecto es que presenta al espectador algunos guiños que los amantes del séptimo arte captarán de inmediato.

Los verdaderos colores de los cineastas están plasmados en estas caricaturas, que además se construyen a partir de los objetos más característicos de la filmografía de cada uno.

Cada pieza está impregnada del estilo de Babina; sorprendente, pero al mismo tiempo simple, espontáneo y contador de historias. La idea surgió por la intención de “redescubrir una forma de observar el mundo como a través de los ojos de un niño. Los niños pueden tener una visión de las cosas totalmente desinhibida y sin el condicionamiento de la experiencia”, explica.

Puedes adquirir los carteles en la página oficial del artista.