Cultura

Un ruso muy mexicano: León Trotsky

La revolución rusa de 1917 tiene dos nombres: Vladímir Ilich Lenin y León Trotsky. Este dúo fue el responsable de prácticamente crear el primer Estado comunista del mundo gracias al levantamiento de los bolcheviques.

León Trotsky no sólo fue una figura central en Rusia, sino que también en nuestra historia, ya que fue un exiliado que encontró en México un lugar donde refugiarse. Desgraciadamente, nuestro país sería el último lugar en donde este político y pensador vería la luz debido a que fue asesinado en su residencia en Coyoacán en el año de 1940.

Trotsky fue una figura controversial en la historia, pues tuvo muchos logros en el gobierno bolchevique ruso, y–previamente a esta administración– se distinguió por unir facciones de izquierda, como también por el hecho de que a lo largo de sus exilios inspiró a muchas personas a unirse a la causa socialista alrededor del mundo y planificar el famoso “golpe” de 1917.

un-ruso-muy-mexicano-leon-trotsky

Entre los logros que tuvo dentro del gobierno ruso se encuentra su nombramiento como primer comisario de asuntos exteriores de la Rusia bolchevique, donde negoció con los alemanes la Paz de Brest-Litovsk para que el país se retirara de la Primera Guerra Mundial. Luego fue comisario de guerra, cargo desde el cual organizó el Ejército Rojo en condiciones muy difíciles y derrotó en una larga guerra civil a los llamados ejércitos blancos –contrarrevolucionarios– y a sus aliados Occidentales. Su labor fue, por tanto, crucial para la supervivencia del primer Estado comunista del mundo.

Sin embargo, también dentro de su gobierno con Lenin, Trotsky implementó estrategias bastante agresivas para la sociedad rusa, por ejemplo: convertir facciones de la Guardia Roja en obreros forzados para solventar la economía del proletariado, así como implementar políticas que llevaron a Rusia a una crisis económica.

un-ruso-muy-mexicano-leon-trotsky

No obstante, al final de su gobierno, Trotsky reconsideraría su postura y abogaría por un comunismo que permitiera el crecimiento económico de Rusia y que tuviera una tendencia de centro-izquierda, cosa que molestó a los simpatizantes bolcheviques y finalmente, –a la muerte de Lenin– lo llevaría a su exilio en Kazajistán y finalmente de la URSS en 1929, ordenado por Stalin.

Después de un intenso peregrinaje, el político ruso llegó a México el 9 de enero de 1937 gracias a la ayuda de Diego Rivera y su esposa Frida Kahlo –con quien sostendría un breve amorío– y al asilo concedido por el Presidente Lázaro Cárdenas.

un-ruso-muy-mexicano-leon-trotsky

Trotsky sería víctima de un primer atentado en mayo de 1940 bajo un grupo de 20 hombres dirigidos por el también muralista David Alfaro Siqueiros, sin embargo, este no sería exitoso y el político sobrevivió.

Finalmente, este pensador encontraría su muerte a manos de Ramón Mercader, conocido con el alias de Jaques Mornard, quien consiguió infiltrarse en el círculo de Trotsky manteniendo un noviazgo con una de sus secretarias, Silvia Ageloff. Con el pretexto de que leyera un escrito suyo, se acercó a Trotsky y mientras éste leía, le clavó a sangre fría un piolet en la cabeza el 19 de agosto de 1940. Al funeral de Trotsky acudirían 300 mil personas. En nuestro país puedes encontrar su tumba en el Museo Casa León Trotsky.

Últimas noticias