Cultura

TRENDY Fº MONOCROMÍA: ARTE AZUL

“Azul no tiene dimensiones; está más allá de las dimensiones, mientras que los otros colores no lo están … Todos los colores despiertan ideas asociativas específicas … mientras que el azul indica como máximo el mar y el cielo, y ellos, después de todo, son de naturaleza visible, que es lo más abstracto”

-Yves Klein

1. Sin título (Monocromo azul) (1960), Yves Klein

Este artista francés se hace de su sello personal en 1957, cuando deja de lado todas sus experimentaciones cromáticas y se queda exclusivamente con el azul. Como parte de esta transición, trabajó de la mano de un químico para llegar a un pigmento de azul personalizado, conocido como el International Klein Blue (IKB).

2. La Tragedia (1903), Pablo Picasso

Pintado en Barcelona en 1903 y perteneciente al “Periodo Azul” del pintor malagueño, este óleo presenta todas las características de la etapa a la que pertenece: melancolía, miseria y desgracia, todo esto enfatizado con una paleta de tonos azules.

3. Encuentro (1959), Remedios Varo

La artista española presenta en esta pintura la predominancia de las tonalidades azul grisáceas aplicada en sus característicos personajes alargados, utilizando el azul como un elemento que resalta el misticismo marcado en esta etapa de su obra.

4. El seductor (1951), René Magritte 

Otra pieza surrealista de uno de los grandes exponentes de este movimiento. Una pintura que forma parte de la serie producida en los 50’s bajo el mismo título que representa un barco compuesto por agua ejemplificando la realidad disfrazada de misticismo característico en la obra de Magritte.

5. No 14 Blancos y Verdes en Azul (1957), Mark Rothko

Conocido por sus grandes lienzos de borrosas pinceladas rectangulares y una maestría en el uso del color, esta pieza no es la excepción a la ya conocida estética del expresionista abstracto de origen ruso, sin embargo marca un cambio de dirección hacia una paleta de color más apagada.

6. Ramas de almendros en flor, Saint Rémy (1890), Vincent van Gogh

Esta obra con evidente influencia del grabado japonés, fue producto de una etapa de optimismo en la vida del artista holandés debido al nacimiento de su sobrino,  Vincent Willem, a quien dedicó esta pieza, dejando a un lado sus acostumbradas composiciones de naturaleza muerta y en contraste colocando las flores en su rama sobre un fondo azul brillante.

7. Bleu II (1961), Joan Miró

Esta pieza es la parte central de un tríptico de gran formato por el reconocido artista catalán, utilizando el azul como símbolo de la creación artística y la pureza espiritual, con elementos amorfos producto de los impulsos del subconsciente.

8. Bailarinas Azules (1890), Edgar Degas

Considerado como uno de los fundadores del impresionismo, el pintor francés es famoso por capturar de forma espontánea la naturaleza del movimiento de las bailarinas, en este caso todas coordinadas en trajes azules, elemento que le da el título a la pieza.

9. Jirafa en Llamas (1937), Salvador Dalí

Esta pintura, realizada poco antes de su exilio en los Estados Unidos, presenta una escena llena de dramatismo con una imponente figura femenina de tonos azules en primer plano, aparte de contar con elementos que aparecen constantemente en distintas obras del artista español, como son los cajones intercalados en el cuerpo de la figura principal, así como las “muletas” que parecen sostener a ambas figuras.

10. Dos Cabezas (1982), Jean-Michel Basquiat

Esta pieza documenta el triunfo de Basquiat al lograr un año de amistad con la figura central del movimiento pop, Andy Warhol. La obra muestra a ambos personajes denotando gestos característicos de cada uno con distintas tonalidades de azul, Warhol en su típica pose de mano en la barbilla en tonos azul turquesa y Basquiat a su lado con su inconfundible cabello alocado en una tonalidad de azul obscuro.

Últimas noticias