Cultura

TOP 5: ARTES VISUALES Y MÚSICA

“El color es un medio para ejercer una influencia directa sobre el alma. El color es la tecla. El alma es el piano con muchas cuerdas. El artista es la mano que por esta o aquella tecla hace vibrar adecuadamente el alma humana”

Kandinsky

Sinestesia viene del griego συν – junto, y αἰσθησία –sensación, y es la interferencia de varios tipos de sensaciones de diferentes sentidos en un mismo acto perceptivo, donde oír colores o ver sonidos es posible. Ciertamente, sólo algunas personas perciben el mundo que los rodea de esta forma, pero el arte ha logrado aproximarse a esta interferencia de sensaciones. No por nada Paul Klee decía que la música había logrado, desde el siglo XVIII, resolver el problema de la abstracción, y era turno de la pintura para romper esas barreras. A lo largo del tiempo, la brecha entre las distintas disciplinas del arte se ha hecho cada vez más corta, como es el caso de las artes visuales y la música. Gracias a su constante búsqueda y simbiosis entre estos distintos organismos, el arte se ha elevado a niveles que no habríamos podido imaginar. A continuación te presentamos estas cinco obras de arte que unen la música con las artes visuales.

5. Goyescas de Enrique Granados. El compositor y pianista español Enrique Granados, apasionado por la obra y tiempo del pintor Francisco Goya, realiza las Goyescas para piano, siete impresiones musicales que narran el amor entre dos majos desde la primera vez que se ven hasta su trágica muerte, y la posterior aparición de su espectro.

4. La fuente Stravinsky de Jean Tinguely y Niki de Saint-Phalle. Situada en la plaza Stravinsky, esta particular fuente se compone de dieciséis esculturas que representan distintas obras del compositor Igor Stravinsky. Estas piezas se mueven por aspersión de agua y parece que bailan al compás de su música.

3. Las composiciones de Kandinsky. No hay pintor que haya logrado acercar más la pintura a la música como Kandinsky; ambas con sus respectivas abstacciones, pues el sonido es en esencia abstracto, y Kandinsky descubre que, al restringir la representación física del mundo al color, la línea y el plano, era posible liberar el mensaje de las ideas concretas hacia lo abstracto.

2. La isla de los muertos de Rachmaninoff. Esta obra del compositor ruso Serguei Rachmaninoff, se encuentra inspirada en la homónima obra pictórica de Arnold Böcklin, supuestamente basada en el mito de Caronte, y que fue inspiración no sólo para Rachmaninoff sino también, años más tarde, para el Art Nouveau, el Surrealismo y para figuras como Freud y Lenin. Esta obra pictórica con varias alegorías, oscuros símbolos y referencias a la muerte es representada perfectamente por el poema sinfónico de este gran compositor.

1. Cuadros para una exposición de Modest Mussorgsky. Este compositor realiza esta obra inspirada en la exposición póstuma de diez pinturas y escritos del artista Viktor Hartmann, que a manera de homenaje, el compositor quiso “dibujar en música” algunos de los cuadros expuestos.

Imágenes: ©Wassily Kandinsky, ©Arnold Böcklin, ©Goya, ©Jean Tinguely, ©Niki de Saint-Phalle, ©Viktor Hartmann

Últimas noticias