Cultura

SOBREPESO… EMOCIONAL

En este comienzo de año, por lo general, todos nos inspiramos en pensar qué cosas podemos hacer de manera diferente, qué ajustes podemos hacer en nuestras vidas, qué hábitos es necesario adoptar y qué otros es necesario eliminar, todo con el objetivo de vivir mejor. Los proyectos son infinitos y a todos ellos les damos el nombre de propósitos de año nuevo.

Entre los propósitos de año nuevo existe uno muy común en las personas. Me refiero al propósito de bajar de peso. Un propósito muy lógico; después de haber disfrutado de las fiestas decembrinas y los excesos alimenticios que van de la mano con ellas, bajar de peso es un buen proyecto para iniciar el año. Pero nos hemos preguntado ¿qué pasaría si le cambiamos el matiz a nuestro propósito de bajar de peso y nos esforzamos por eliminar el sobrepeso… emocional?

Sí, el sobrepeso emocional. Ese que se va acumulando cuando nos enojamos de más, nos angustiamos de más, nos preocupamos de más, nos llenamos de rencor, de codicia, nos indigestamos de poder, de avaricia…cuando no perdonamos, etc. De alguna u otra forma, todos tenemos sobrepeso emocional. A diario cargamos con él como quien carga un costal de elotes en la espalda ceñido al cuerpo con largas cuerdas. Y no nos damos cuenta que esas cuerdas, junto con el peso, pueden apretar tanto y en algún momento incomodar nuestro andar por la vida, lastimarnos o incluso llegar a ahorcarnos.

¿Cómo podemos eliminar el sobrepeso emocional? Pensando sanamente… así como nos dicen que para bajar de peso es necesario comer sanamente, para eliminar el sobrepeso emocional es necesario pensar sanamente. Pensar sanamente es tener pensamientos positivos, enaltecedores. ¿Cómo? Pues tratando de estar consciente por tiempos más prolongados durante el día y observando nuestros pensamientos, nuestras conductas y reacciones cuando se nos presentan experiencias que nos obligan a tener pensamientos negativos o a reaccionar de maneras inadecuadas. En estos casos, lo mejor es hacer una pausa, identificar si realmente vale la pena enojarnos de más, angustiarnos de más, etc. y dar cabida a esos pensamientos negativos que solo nos “indigestan”, o intercambiarlos por pensamientos y conductas positivas que nos alimenten sanamente.

Otra manera de ayudar a eliminar el sobrepeso emocional es mediante la limpieza de nuestro canal central, nuestro Shushumna Nadi que se extiende a lo largo de nuestra columna vertebral iniciando en el perineo y terminando en la coronilla de la cabeza, conectando todos los chakras principales y permitiendo que se comuniquen entre sí. Dentro de nuestro Sushumna Nadi se encuentra la corriente de energía principal y es aquí donde se acumula nuestro sobrepeso emocional entorpeciendo el flujo de energía que fluye en ambos sentidos, de la Tierra hacia el Cielo y del Cielo hacia la Tierra. Mantener limpio este canal de energía nos ayuda a eliminar todo lo que no necesitamos y abre espacio para recibir todo lo que sí necesitamos. El ejercicio de limpieza es muy sencillo y lo puedes realizar tantas veces como lo deseés.

  • Siéntate en una posición cómoda en donde tu espalda se encuentre vertical, regálate un momento de quietud y pon la atención en tu respiración. Realiza un par de respiraciones profundas para estabilizarte.
  • Una vez que te encuentres respirando cómodamente, cierra los ojos y visualiza tu canal central como si fuera una tubería de agua en donde al inhalar el agua sube llena de pensamientos positivos desde el perineo hacia la coronilla empujando todos los pensamientos negativos y al exhalar el agua fluye de la coronilla hacia el perineo eliminando todo lo que no quieres, regresando a la Tierra todo lo que no necesitas.
  • Inhala tranquilidad, paz, amor incondicional, paciencia, compasión, generosidad, etc y exhala enojo, preocupación, angustia, rencor, celos, etc.
  • Repite la visualización tantas veces como lo sientas necesario.

Verás que con este sencillo ejercicio podrás liberarte del sobrepeso emocional manteniendo tu canal central libre de “colesterol” y de esta manera, tu vida se tornará más ligera. No lo pienses, ¡compruébalo!… ¡Y recuerda pensar sanamente todos los días!

Limpiar el Shushumna nadi.

Últimas noticias