Cultura

Sin movimiento eres punto muerto

La vida es dialéctica, nos movemos a un ritmo desmedido y en la sociedad contemporánea la rapidez es fundamental, la nueva industria cultural nos permite desplazarnos a un tiempo que para las personas de antes hubiera parecido irreal.
En el pasado los griegos tomaban el tiempo de ocio como un momento para pensar sobre la vida, los detalles, las manifestaciones de la naturaleza y la humanidad en general, cuestiones que les permitían establecer teorías, argumentar ideas y contradecir las leyes del hombre y de dios, en cambio hoy el ocio es sinónimo de flojera, de no tener nada que hacer, solo ver televisión, escuchar música o chatear.
Sin embargo el nuevo mundo que pareciera ser devastador y triste porque todo se mueve a sincronía de los medios y los ricos, tiene un lado sumamente benéfico, es cierto que el tráfico de información, nos crea un criterio que es ajeno a lo que somos en realidad, pero la tecnología, los cambios de un nuevo software a otro más novedoso, y el continuo ir y porvenir de información también nos genera un amplio panorama de lo que es el mundo, ya no ignoramos los movimientos de las demás personas, el individualismo ahora se puede pluralizar y aunque en ciertos aspectos resultaría contradictorio las más de la veces es para lograr un “cambio”.
Antes era difícil externar un punto de vista acerca de un tema tan natural como el “sexo”, los prejuicios le ganaban a la razón y se creía que una mujer no servía para otra cosa más que para el hogar, las desigualdades en cuestión de genero estaban muy marcadas, las diferencias entre ricos y pobres abría una brecha abismal, no quiere decir que aún no exista, pero con los nuevos medios de comunicación que forman parte de la avanzada tecnología ahora casi cualquiera puede disponer de un celular o una tableta y de esta manera la información se torna pública y ya no exclusiva de privilegiados.
Bueno, no podemos ser totalmente negativos cuando hay muchas cosas por las que vale la pena decir “Qué bueno que soy parte de este nuevo mundo” en donde el cambio es inmediato, ya no se tiene que esperar para recibir una carta o esperar el periódico, o tener que hacer tiempo para ver una película hasta su estreno o desilusionarnos porque no hay dinero para ir al cine o comprar un disco, hoy todo está al alcance de nuestras manos, basta con dar un click o presionar un botón para tener todo esto cerca y sin ningún costo.
La nueva industria cultural se hace indispensable para los modos de vida del hombre actual, las cosas cambian, el tiempo pasa, y nada volverá a ser como antes, por mucho que los lamentos se proyecten al infinito ya no podemos retroceder, a cada minuto alguien sube un video a la red, se abre un nuevo centro comercial, se crean cientos de productos para simplificar las cosas, así es esta nueva vida y se tiene de dos o se acepta con todo y sus defectos o nos enclaustramos en el pasado, sollozando por no ser tan intelectuales como Einstein, o tan críticos y dubitativos con Descartes… Todo cambia y se mueve no existe la inmovilidad de ser así recordemos las palabras de Darwin, El que no se adapta es inservible y muere, no son exactamente las que él dijo pero la cuestión es simple, o evolucionamos a nuestras nuevas condiciones o vivimos inadaptados y amargados sin ser útil para nadie.

Últimas noticias