Cultura

RODRIGO RATO, EXJEFE DE FMI, DESMIENTE ESTAFA EN CASO BANKIA

Madrid, España | AFP | El exdirector general del FMI Rodrigo Rato desmintió este viernes haber cometido una manipulación fraudulenta en las cuentas de Bankia para entrar en bolsa en 2011, antes del rescate público del banco que precipitó la ayuda europea al sector financiero español.

“No teníamos ninguna intención de engañar a nadie. Pero además, nosotros no teníamos la menor posibilidad de hacerlo”, declaró a la radio Onda Cero el antiguo ministro español de Economía y expresidente de Bankia (2010-2012) en respuesta a un informe demoledor elaborado por expertos acreditados del Banco de España.

Este informe independiente difundido el jueves fue realizado a petición de la justicia. Su conclusión era que el banco presentó cuentas que no se correspondían con la realidad antes de su entrada en bolsa en julio de 2011.

“No estábamos actuando en solitario, estábamos completamente controlados”, se defendió el antiguo jefe del FMI entre 2004 y 2007.

Rato está imputado por estafa, apropiación indebida, delitos contables, falsedad documental y administración desleal, junto a otros sospechosos, en una investigación sobre las condiciones de la entrada en bolsa de este banco nacido de la fusión en 2010 de siete cajas de ahorro.

En mayo de 2012, fue reemplazado por José Ignacio Goirigolzarri, que prometió sanear la entidad. Sin embargo, los expertos detectaron errores contables después de su llegada al banco.

El informe habla de “compras inexplicables” de acciones de Bankia y de “ventas inmediatas tras la salida a bolsa que ponen en duda el interés real de algunos inversores”. Estas compras podrían haber tenido por objetivo manipular el curso de las acciones.

“Es sorprendente que estos señores no tengan en cuenta que estábamos en un mercado abierto y competitivo donde nuestros datos eran estudiados por los inversores”, se defendió Rato.

El gobierno español inició en 2013 un proceso contra el gabinete de auditoría Deloitte, dudando de la imparcialidad de sus informes sobre Bankia.

El banco rozó la quiebra en 2012 hundido por sus activos inmobiliarios tóxicos, un importante lastre después del estallido de la burbuja inmobiliaria en España. El rescate público del banco costó más de 20.000 millones de euros, aportados por España y la Unión Europea.

En febrero Madrid empezó la privatización de Bankia con la esperanza de recuperar una parte del dinero invertido.

 

Últimas noticias