Cultura

PISCINA DEL REACTOR 4 EN FUKUSHIMA ES COMPLETAMENTE RESTAURADA

Tokio, Japón | AFP |

Uno de los mayores peligros señalados en la central accidentada de Fukushima fue superado al haber finalizado la retirada de todas las plantillas de combustible nuclear de la piscina del reactor número 4, según informó este sábado la empresa Tepco.

“Es un avance importante”, se congratuló el director de la central nuclear, Akira Ono, añadiendo inmediatemente, “el trabajo de desmantelamiento continúa”, habida cuenta de la tarea titánica que aún queda por delante.

Esta operación en concreto, que llevó más de un año, se terminó de manera exitosa en esta jornada.

“Esta vez hubo un gran trabajo de preparación”, señaló bajo anonimato un técnico del sector, quien aseveró que “Tepco tenía absoluta conciencia de la importancia de este desafío y de su peligro”.

“Los directivos de la compañía comprendieron que la seguridad era la gran prioridad”, declaraba meses atrás a la AFP la expresidente de la autoridad nuclear británica, la estadounidense Barbara Judge, quien aconseja a la empresa nipona.

Tokyo Electric Power (Tepco) ya había anunciado a comienzos de noviembre que sólo quedaban 118 plantillas de combustible nuevo en esta piscina de desactivación. Ya se habían retirado las 1.331 plantillas de combustible usado que había en el momento del accidente.

Cuando comenzó esta retirada, en noviembre de 2013, la primera gran etapa para el desmantelamiento de la central Fukushima Daiichi, en la piscina había 1.533 plantillas, las 1.331 de combustible usado y 202 nuevas. Todas fueron trasladadas a un lugar más seguro, otra piscina en el sitio, apartada de los reactores que fueron puestos en peligro por el tsunami del 11 de marzo de 2011.

Al realizar la extracción de combustible sin incidentes, Tepco alejó una amenaza importante: si la piscina hubiera sufrido una nueva catástrofe (a causa de un terremoto u otro tsunami), podrían producirse nuevos escapes de sustancias radioactivas a causa de la dificultad, inclusive imposibilidad, de reenfriar este combustible.

Para proceder a la extracción, Tepco construyó una nueva cubierta sobre el reactor número 4, e instaló un nuevo dispositivo de extracción, así como procedió a la recuperación de los desechos que habían caído a la piscina.

La operación consitió en el traslado una a una de las plantillas hacia cajas de protección que pueden contener hasta 22, después cada recipiente fue llevado a la nueva piscina de depósito, por lo que fue realizada por 71 veces.

 

– Aún queda mucho por hacer –

 

Nunca antes había ocurrido que se realizaran estas tareas en un entorno accidentado, en el que los técnicos tuvieron que trabajar con trajes de protección y portando máscaras integrales para protegerse de la radioactividad.

Además, ésta fue la operación más delicada realizada desde la estabilización del sitio en diciembre de 2011, no obstante, está lejos de ser la última o la más peligrosa.

Ésta es parte de las operaciones previas al desmantelamiento de seis reactores de la central que quedó semidestruida por el tsunami, una tarea gigantesca que durará como mínimo 40 años.

A continuación, debe extraerse el combustible usado que queda en las piscinas de los reactores 1, 2 y 3, un trabajo aún más difícil que comenzará no antes de 2015/2016 como muy pronto para el número 3, y en 2017/2018 para los otros dos.

El corazón del reactor número 4 estaba vacío en el momento del accidente, sólo había combustible en la piscina, pero en los otros había en cada uno 500 plantillas y sus corazones resultaron destruidos, lo que hace las operaciones de limpieza mucho más largas y complejas.

El gran dilema aún sin resover es saber cómo recuperar el combustible usado de los corazones de esos tres reactores, puesto que nadie sabe en que estado se encuentra, sin contar con todos los problemas intermedios, entre ellos el tratamiento del agua contaminada almacenada en más de un millar de depósitos en el sitio, que permanentemente se encuentra bajo la amenaza de una nueva catástrofe.

Últimas noticias