Cultura

PICASSO: 10 OBRAS FUNDAMENTALES

Paris, France | AFP |  Del “Autorretrato” azul de 1901 a “La Cabra” de los años pop, estas son 10 obras emblemáticas de Picasso que no hay que perderse durante la visita al renovado museo del artista malagueño en París.

Los comentarios entrecomillados son de Anne Baldassari, exdirectora del museo, quien se encargó de la nueva disposición de los cuadros.

– Autorretrato (1901)

Este retrato de un Picasso barbudo y sombrío abre la época azul que cerrará tres años más tarde “La Celestina”, obra pintada antes de trasladarse a París, en la que inmortaliza a una mujer tuerta de cierta edad y que remite a la famosa alcahueta de la novela de Fernando de Rojas.

– Tres figuras debajo de un árbol (1908)

Perteneciente al periodo del primitivismo, esta tela en tonos marrón, beige y verde integra la geometrización de los volúmenes promovida por Cezanne. “Rigor arquitectónico y reducción cromática [le] confieren una gran potencia formal”.

– “Naturaleza muerta con silla de rejilla” (1912)

Con este “objeto compuesto que combina tela impresa en trampantojo, pintura y cordaje”, Picasso “crea el primer ‘collage’ del arte moderno”. Pronto ensamblará papeles pintados, partituras, letras impresas e incluso objetos (botellas, paquetes de cigarrillos, cristal, etc.).

– “La Flauta de Pan” (1923)

Forma parte de la etapa clasicista o fotográfica de Picasso, a menudo criticada. El lienzo está inspirado en las fotografías que hizo Jean Cocteau en las ruinas de Pompeya.

– “Paulo vestido de Arlequín” (1924)

Un retrato de estudio de su hijo Paulo disfrazado de Arlequín, donde Picasso “se distancia de sus propios descubrimientos”. Será acusado de participar en el movimiento de “regreso al orden”. “En estos años de increíble fecundidad, Picasso se libera de todas las reglas, incluso de la doxa cubista”.

– “Figuras al borde del mar” (1931)

Inspirándose en el bestiario surrealista, Picasso imagina estos “cuerpos inquietantes” que exponen su anatomía deforme, “quimeras directamente sacadas de las Metamorfosis de Ovidio” y del imaginario freudiano.

– “Dora Maar” (1941)

Durante la Guerra Civil española y la Segunda Guerra Mundial, Picasso pinta la muerte a través de los retratos de sus compañeras, Marie-Thérèse y Dora Maar, para denunciar el horror de la guerra en Europa. La serie de retratos entre 1937 y 1939 “constituye también un homenaje a Van Gogh cuyas telas son denunciadas por los nazis en las exposiciones de arte “degenerado”.

– “La Cabra” (1950)

Instalado en Vallauris, sudeste de Francia, Picasso crea esculturas ensamblando objetos encontrados en el camino de su estudio: ropa, plantas, objetos domésticos que liga con yeso para obtener seres extraños (“La mona y su cría”, “Niña saltando a la cuerda”).

– “El almuerzo sobre la hierba a partir de Manet” (1960)

En 1956, Picasso emprende una “relectura de la historia de la pintura” con variaciones de “Las Meninas” de Velázquez, la “Mujeres de Argel” de Delacroix o “El Almuerzo” de Manet, de todos ellas la más cercana cronológicamente.

© 1994-2014 Agence France-Presse

Últimas noticias