Cultura

Peor en la noche

Peor para mí, para la noche que esté triste.
Peor para nosotros que nos extrañemos como solo los extraños lo hacen.

Mientras tanto, cariño… me encuentro en cada rincón de tu cuerpo, recuerdo los besos entrelazados al alma, a mi cuerpo y tu lengua; en cada silencio escucho tu risa, tu estruendosa risa, como la de ellos, los enamorados.

Pero es peor para la noche, que te quiera tanto, que te espere y me inquiete a cada paso de la luna sobre tu cara.
Es peor… pero es mejor; puedo escribirte las cosas más fuertes, puedo hacerte el amor a palabra hablada, puedo acariciarte entre tus sábanas, entre tus ropas y hacerte el amor, como nadie, como nunca sin pronunciar nada, sin tiempo, sin aire y sin nada.

Me gustas porque gritas Libertad, en la cama, debajo de tus gemidos silenciosos como la noche.
Me gusta cuando luchas por ti misma, por los horrores de tu entraña insana.
Me gustas cuando escuchas, cuando aprendes por ti misma a ser alguien que tu quieres y no ser quien quieren que seas.

Últimas noticias