Cultura

¿Pensamientos auténticos o implantados?

En el mundo en el que vivimos es difícil tener ideas originales todo parece estar implantado por los medios de comunicación, propaganda, televisión, revistas… un sinfín de escritos y estereotipos que se nos presentan como bombas mediáticas dispuestas allí por intereses de los poderes fácticos.
Tal parece que nos quieren dopar mantenernos pasivos ante lo que ocurre, como decía Herbert Marcuse, en su libro “El hombre unidimensional” la sociedad contemporánea se ha cosificado ya no piensa ni es crítica solo busca la simplicidad de las actividades para actuar como verdaderos autómatas.
La saturación de información que va y viene como un flujo sin sentido en eufórica transición no nos permite detenernos con paciencia a, asimilar las cuestiones que de verdad son de interés y no meras trivialidades que sirven de anestesia para evitarnos pensamientos que inciten a una revolución mental, un cambio de consciencia que esclarezca nuestros actos mecánicos, ¿Será que aún existen los pensamientos auténticos?
La duda queda en el aire, pero pongámonos a reflexionar nuestros gustos, lo que comemos, como hablamos, lo que leemos y en general el entorno en sí, son producto de algo nuevo o la secularización de ideas que desde siempre han existido y en lugar de enriquecerse con cosas novedosas solo se deterioran o parafrasean exactamente de la misma manera que antes; y es que ejemplos hay miles quizás debo empezar por lo más notorio, como la música en donde en los 80s ya resonaba en las estaciones el tema “Odiame” y en la actualidad ¿qué canta Bunbury? acaso no es lo mismo pero en diferente imagen y voz, es que ya no hay imaginación, qué pasa nos creemos seres evolucionados y sin embargo seguimos estacados en el ayer.
Mismas modas, canciones, películas pero diferentes generaciones, lo mismo pasa en los ámbitos literarios y filosóficos o es qué acaso ya ha destacado un filósofo al estilo Aristóteles o Platón, que pasa con la nueva ola de escritores que solo hablan de vampiros o zoombies pero y ¿Dónde ha quedado la vida real, lo tangible? Las preocupaciones intelectuales y el raciocinio han sido desplazados por la zozobra de no poder consumir, o la intriga del qué pasará en la telenovela.
Pero qué más da, somos seres conformistas predestinados a los ritos de la vida a lo prediseñado y es que no cambiamos, porque ahora resulta más sencillo pensar sin pensar gran paradoja pero lo cierto es que en la mente de todos ya no hay nada auténtico pues no es necesario, qué mejor que armarnos una película al estilo Hollywood y evitarnos la pereza de razonar, de inventar y probar.
Y es que no hay manera de salir de este nuevo mundo globalizado experto en negocios, política y tecnología, pero inepto en sensibilidad, creatividad y novedad, mi postura se torna apocalíptica* pero ni siquiera yo me escapo de la seducción de lo ya fabricado, pues hice este articulo con pensamientos que me dejó leer a Marcuse, Adorno, Fromm es decir pensamientos ya existentes que se me quedaron en la mente y ahora los retomo como si fuesen capacidad de una crítica reflexiva original y entonces ¿Existen los pensamientos auténticos?

*Apocalipticos: Aquellos que ven este nuevo fenómeno como una amenaza de crisis para la cultura y la democracia.

Últimas noticias