Cultura

PALACIO DEL ELÍSEO SUBASTA SECCIÓN DE SU BODEGA DE VINOS

Coleccionistas del mundo enteros  esperaron con impaciencia la primera subasta en la historia de una parte de la bodega de vinos del Palacio del Elíseo, sede de la presidencia de Francia, que debutó jueves por la noche en París.

Desde que el Elíseo anunció hace unas semanas que remataría , el 30 y 31 de mayo, unas 1.200 botellas de vino – o sea una décima parte de la bodega presidencial-, el interés ha ido creciendo por esta venta, que es vista como un reflejo de los tiempos de austeridad que vive Francia.

Botellas de Château Petrus, un prestigioso vino tinto de la región de Pomerol, estimadas en unos 2.200 euros, antiguas botellas de vinos de Burdeos y Borgoña, se hallan entre los tesoros de la bodega presidencial que serán ofrecidos al mejor postor el jueves de noche y el viernes de tarde en la casa de remates parisina Druot.

“Es una venta cargada de simbolismo”, reconoció Ghislaine Kapandji, de la casa Kapandji-Morhange, responsable de esta subasta que será cubierta por periodistas del mundo entero.

La principal experta en vinos del Elíseo, Virginie Routis, indicó que la presidencia francesa había decidido subastar parte de su bodega, que fue creada en 1947, para proceder a su renovación.

En estos tiempos de crisis, el Elíseo quiere reinvertir el producto de la subasta en vinos más modestos, indicó la sommelier, precisando que “el excedente será entregado al presupuesto del Estado”.

Las 1.200 botellas que serán rematadas dejaron el Elíseo hace varias semanas para ser expuestas en una cava en la periferia de París, que atrajo a periodistas y posibles compradores.

“Grandes sommeliers de restaurantes parisinos” y “negociantes de clientes extranjeros” visitaron la cava, indicó a la AFP el experto Ambroise de Montigny.

Otro experto indicó que expertos de vino de conocidos restaurantes de Roma y Tokio, así como coleccionistas de China, Estados Unidos, Australia, Nueva Zelanda y Rusia, mostraron su interés por este remate.

También se desplazaron a la exposición “muchos curiosos que venían a ver las botellas presidenciales, como admiran algo del Patrimonio francés”, agregó De Montigny.

Pero también se desplazaron “muchos curiosos que venían a ver las botellas como para admirar algo del Patrimonio francés”, agregó .

Entre los 12.000 vinos que contiene la bodega del Eliseo, Virginie Routis escogió 1.200 botellas, que “son muy representativas de la producción de vino en Francia”, indicó Ghislaine Kapandji.

En los vinos que serán ofrecidos en el remate dominan los Burdeos y los Borgoña, pero también figuran en la venta vinos de Alsacia, del Loira, del valle de Ródano, y del sudoeste de Francia.

Las estimaciones variaron de 20 a 2.500 euros. “Hay botellas raras (…) y algunas más discretas”, dijo la experta de la casa de remates, indicando que la más alta estimación es la de una botella de Petrus de 1990 (entre 2.200 y 2.500 euros), y que la botella más antigua es un Château Latour de 1936.

La champaña está también representada en la venta, con botellas de Clos du Mesnil de Krug, de 1985.

También se espera que cinco botellas de Cognac, presentadas en un cofre de madera con el sello “presidencia de la República”, atraerán muchas pujas.

El cofre está estimado entre 400 a 600 euros, pero su procedencia hará seguramente que se disparen los precios de este y de los otros lotes de vino, algunos de los cuales, subraya la casa Druot, “acompañaron grandes momentos de la historia de Francia”.

 

© 1994-2013 Agence France-Presse

Últimas noticias