Cultura

Nietzsche: frases sobre su pensamiento

Friedrich Wilhelm Nietzsche fue un filósofo, poeta, músico y filólogo alemán, considerado uno de los pensadores contemporáneos más influyentes del siglo XIX.

Realizó una crítica exhaustiva de la cultura, la religión y la filosofía Occidental a través de los conceptos que la integran y basada en el análisis de las actitudes morales –positivas y negativas– hacia la vida. Este trabajo afectó profundamente a muchos pensadores posteriores, siendo el más notable Sigmund Freud.

Pero ¿qué planteaba Nietzsche realmente? Sabemos que entender a Nietzsche no es nada sencillo, y por ello nos dimos a la tarea de explicar sus ideas básicas a través de sus frases más famosas.

“Dios ha muerto”

Con esta frase, Nietzsche declara las bases del nihilismo. Según Nietzsche, el hombre europeo ha de asumir la gran e inevitable consecuencia de la muerte de la idea de Dios, del Dios judeo-cristiano, el vengativo y cruel Yahvé. La consecuencia es que los valores en la sociedad Occidental se vienen abajo. Según Nietzsche, la superación del nihilismo se producirá cuando el Übermensch –súperhombre– imponga sus nuevos valores morales.

“Dios ha muerto” aparece en La gaya ciencia y en Así habló Zaratustra.

El Übermensch

El Übermensch es aquel ser que tiene una moral de nobles y practica la voluntad de poder. Es un hombre legislador: él crea sus propias normas. Además, es un hombre vital: ama la vida y este mundo –para Nietzsche, alguien contrario al cristiano–. Es un ser que acepta la moral del eterno retorno: cuando toma una decisión, realmente la toma y no se arrepiente de sus actos. Sabe que  la vida es en parte y en parte placer, pero no lo reniega.

 

Moral

Nietzsche hablaba de una polaridad moral que reside en la sociedad. En primer lugar, se encuentra la moral de los señores, la cual consideraba malo y débil valores como la compasión y la humildad. Aprecian como bueno lo superior y altivo. La moral de los señores se basa en el orgullo propio.

Por el contrario, la moral de los siervos nace de la opresión y la debilidad. Practican valores como la compasión, el servicio —propios del cristianismo—, la paciencia y la humildad. Los siervos inventan una moral que haga más llevadera su condición de esclavos.

Lo Dionisíaco y la Voluntad de poder

La voluntad de poder para Nietzsche era una fuerza que iba más allá del sólo impulso a sobrevivir y reproducirse, era un impulso hacia una supravivencia, un deseo perpetuo de ir más allá de todo y hasta de sí mismo: más allá de la muerte. Este deseo perpetuo en cada ser es lo único que da sentido a la existencia.

El eterno retorno

En unas pocas ocasiones, Nietzsche plantea la posibilidad del eterno retorno como verdad cosmológica, una forma vanguardista de afirmación de la vida; con otras palabras: la única posible moral. Según Nietzsche, se requiere de un sincero Amor Fati –amor al destino– para sobrellevar y desear la ocurrencia repetitiva y eterna de nuestros actos: es decir volver a vivir todo el dolor y la alegría, lo embarazoso y la gloria: es aceptar lo que hacemos, ser responsables.

Anticristianos

“El último cristiano murió en la cruz”. Nietzsche comenta que Pablo de Tarso y los primeros cristianos –los anticristianos– sólo hicieron negocio con la figura de Cristo a través de su iglesia, la cual nadie siguió realmente ni aspiró jamás a aceptar su doctrina.

Últimas noticias