Música

Screamin’ Jay Hawkins, el lado oscuro y circense del blues

Screamin’ Jay Hawkins

Screamin’ Jay Hawkins es uno de los bluesman más épicos de la historia y uno de los showman más geniales del mundo de la música. Siempre será recordado por reinventar el blues en tiempos del rock.

Su potente y extravagante voz, además de su imaginación tanto en la escenografía de sus shows como en sus originales composiciones, lo catapultaron a la fama.

Screamin’ Jay Hawkins

Escuchar su música es atender un ritual extraño, pues las composiciones están plagadas de ruidos excéntricos, ya sean gritos o chillidos –esto le valió el apodo de Screamin’–. Su discografía está llena de referencias al voodoo, la magia, la muerte y lo macabro.

Presenciar uno de sus shows es comparable con un acto circense. Hawkins aparecía en el escenario dentro de un ataúd en llamas; a su alrededor, habían serpientes. Salía disfrazado y con los atuendos más excéntricos: trajes de piel, animal print, capas y turbantes. Le gustaban mucho las calaveras, tanto que en todas sus presentaciones llevaba una como compañera; incluso les ponía nombres.

Screamin’ Jay Hawkins

Quizá hayas escuchado su obra maestra I put a spell on you de 1955. Esta pieza es un hito del blues y en general de la música. Cuenta con más de 40 covers; grandes famosos han hecho se propia versión, entre ellos Creedence Clearwater Revival, Nina Simone, The Who o David Bowie.

Un artista que vale la pena conocer y sin duda agregar a tu playlist.

Últimas noticias