Música

EXPOSICIÓN DE DAVID BOWIE EN EL MUSEO VICTORIA AND ALBERT DE LONDRES

Canciones garabateadas y trajes extravagantes de David Bowie figuran entre los centenares de objetos presentados en una amplia retrospectiva sobre el camaleónico icono del rock británico que se inaugura el sábado en el Museo Victoria and Albert de Londres.

La exposición “David Bowie is” (David Bowie es), que traza la ascensión del estelar músico y se presenta como la “primera retrospectiva mundial”, ha vendido ya el número sin precedentes para el museo de 40.000 entradas a tres días de la apertura.

La prestigiosa institución londinense obtuvo un acceso sin precedentes a los archivos del artista de 66 años, que sacaron a la luz documentos raros, desde fotos de infancia hasta bocetos de sus diseños de trajes, pasando por trozos de concierto o de entrevistas.

“David Bowie es un verdadero icono, más pertinente que nunca en la cultura popular”, dijo este miércoles el director del museo, Martin Roth.

“Sus innovaciones radicales en materia de música, de teatro, de moda y de estilo encuentran todavía hoy una resonancia en el diseño y la cultura visual, y continúa inspirando a artistas y creadores en todo el mundo”, agregó.

La exposición permite recorrer la historia del artista nacido en enero de 1947 en el humilde barrio londinense de Brixton (sur). La música y los comentarios del cantante guían al visitante a través de los auriculares de una sala a otra.

Se descubren primero sus primeras incursiones en la música en los grupos The Kon-rads y The King Bees con los bocetos de los trajes asociados. La ropa y los decorados de estos grupos muestran que desde el principio Bowie tenía una conciencia instintiva del poder de la imagen.

Los grandes éxitos de Bowie como “Space Oddity”, “Starman” o “Heroes” suenan cuando se descubren el mono multicolor del álbum “Ziggy Stardust” (1972) inspirado por la película “La naranja mecánica” de Stanley Kubrick, o el abrigo estampado con la Union Jack creado por Alexander McQueen para la portada del álbum “Earthling” (1997).

La retrospectiva revela una atención casi obsesiva del cantante por su imagen. Muestra un artista implicado en todas las etapas de la creación artística, del sonido a la puesta en escena, pasando por la iluminación o los decorados.

Algunos trajes, todos ellos extravagantes, están expuestos junto a dibujos originales del propio David Bowie.

“Tiene que ser fácil de poner y quitar”, anotó el cantante junto a uno de ellos.

“No hay nadie más multidisciplinario que Bowie”, señaló con entusiasmo Geoffrey Marsh, uno de los comisarios de la exposición.

“Es un músico, un autor compositor, pero también está fascinado por el diseño gráfico y la concepción de trajes”, agregó.

En una de las salas se proyectan imágenes de conciertos en las paredes, mientras que otra explica los años berlineses del artista, a finales de los años 70, durante los cuales se recuperó de sus años de toxicomanía y creó el personaje del Thin White Duke (el Delgado duque blanco).

Entre los objetos presentados en esta muestra que podrá verse hasta el próximo 11 de agosto figura también la extraña marioneta que aparece en el videoclip de su nuevo single “Where Are We Now”, presentado el día de su 66 cumpleaños.

Los aficionados pueden escuchar, además, las maquetas de las canciones de su último álbum “The Next Day” que una semana después de su lanzamiento ocupa el primer lugar de las listas de éxitos británicas, con 94.000 copias vendidas.

Aunque es un buen debut, no es nada comparado con los 140 millones de discos que ha vendido en el mundo en medio siglo de carrera.

© 1994-2013 Agence France-Presse

Últimas noticias