Música

ENTREVISTA CON FOALS DE TIME OUT

 

Yannis Philippakis y Jimmy Smith son dos quintas partes de una de las bandas británicas más emocionantes en la última década. Charlamos con ellos en una pizzería al norte de Londres. Iniciamos la conversación, preguntándonos qué pasó con el resto de los grupos de indie-rock de 2008, bandas como Klaxons, Late Of The Pier y New Young Pony Club.

 

“Somos los únicos que quedamos”, dice Philippakis, cantante, letrista y líder de Foals.

 

Tiene razón, y es que desde que su contagiosa guitarra pop irrumpió en la escena hace seis años con sencillos como “Olympic Airways”, han evitado la sigilosa muerte vía el hype. En la cúspide del lanzamiento de su tercer álbum, Holy Fire, Smith (el guitarrista de la banda) aún no está del todo cómodo para hablar con la prensa. “Es raro cuando estás tratando de decir algo sincero, pero hay que repetirlo como ocho veces seguidas”, se lamenta.

 

Esto no es un problema para Philippakis, quien ordena una cerveza y toma rápidamente las riendas de la entrevista. Él es amable, pero intenso y muy concentrado. Foals son parte de los veteranos del indie británico, una banda capaz de vender dos conciertos en el Royal Albert Hall, y que ha inspirado a una nueva generación de actos con guitarra. Sin embargo, a Philippakis le incomoda eso de ser una influencia, “¿acaso las personas pueden acercarse a ti y extraerte todo como si fueras una mina?”.

 

Esta franqueza es también característica definitoria de Holy Fire. Producido por Flood y Alan Moulder, quienes han trabajado con Smashing Pumpkins, Nine Inch Nails y U2, el álbum une grandes riffs de guitarras postgrunge con coros, líneas funk de bajo y tambores cavernosos con el característico sonido seco de Smith. Es su disco más accesible e inmediato, hasta la fecha.

 

“Si había algo que se sentía bien en el estudio, seguíamos trabajando sobre esa misma idea”, recuerda Philippakis. “No nos deteníamos a analizar o meditar sobre ella”.

 

Philippakis trata de no pensar demasiado en sus letras, pero ha tenido que dormir con un cuaderno para que pueda entender las palabras que le llegan a la cabeza por la noche o a primera hora de la mañana.

 

“No creo que las canciones pop sean realmente el sitio adecuado para mostrarse demasiado inteligente”, dice el hombre que una vez escribió una canción en francés acerca del tenis.

 

Hablando con sinceridad respecto al título del álbum, ¿acaso Foals se han acercado a la religión? No del todo.

 

“Hay algunos elementos para hacer discos en los que debes tener fe en un poder superior”, dice Philippakis y Smith asiente. “Eso puede ser simplemente la inspiración o alguna sensación, puede ser lo que sea en lo que crees, pero tienes que creer en algo más que en ti mismo tocando el banjo delante de un micrófono”. Amén.

 

Últimas noticias