Música

CORGAN Y SU DESARROLLO CON SMASHING PUMPKINS

Nueva York, Estados Unidos | AFP | por Shaun TANDON

Billy Corgan podría limitarse a cobrar las regalías de los hits de los años ’90 con los Smashing Pumpkins, cuyo rock melancólico apeló a los jóvenes conocedores de música. Pero aún en la cima de su fama, Corgan planea llegar más alto.

Ahora, con 47 años, Corgan maduró como un rockero indie renacentista, con intereses tan diversos como la espiritualidad oriental y la lucha profesional, al tiempo que se niega a convertirse en un mero acto de nostalgia musical.

En el nuevo disco de los Smashing Pumpkins, “Monuments to an Elegy”, Corgan se puso de nuevo en modo épico.

Líder, letrista y único miembro fijo de la banda, Corgan describió el disco que sale a la venta este martes en Estados Unidos como la última entrega de “Teargarden by Kaleidyscope”, un álbum conceptual más amplio con canciones inspiradas en barajas de Tarot. El músico prevé lanzar otro álbum para 2015.

A pesar de que dura poco más de media hora, “Monuments to an Elegy” se extiende enormemente dentro de su estilo, siempre consistente con la pasión de Corgan por la yuxtaposición de elementos de guitarra y electrónica –un gusto que quedó demostrado con el exitoso álbum doble de 1995 “Mellon Collie and Infinite Sadness”.

 

– De la electrónica al rock duro –

 

“Monuments to an Elegy” arranca con ecos de los Pumpkins de los años ’90. El primer track, “Tiberius”, abre con un teclado gentil que luego queda subyugado por una guitarra que bien podría haber venido de los dos primeros discos más pesados de la banda: “Gish” y “Siamese Dream”.

“Being Beige”, el primer single del álbum, trabaja de manera similar partiendo de una guitarra acústica hacia un sonido más duro, mientras Corgan, que no le hace ascos a la veta romántica, canta con su característica voz lastimera: “I don’t love you, for what it’s worth / So if you’re leaving, can you hurt?” (No te quiero, por si sirve de algo / O sea que si te vas, ¿te puedes lastimar?).

Luego, en los temas “Run2me” y “Dorian”, el álbum da un giro significativo hacia una electrónica más oscura que hace pensar en New Order o incluso, a veces, en Robyn.

Cerca del final, “Monuments to an Elegy” tiende hacia un rock pesado clásico en “Anti-Hero”, que permite exponer las virtudes del baterista sorpresa del disco, Tommy Lee de los Motley Crue.

Cuando le preguntaron cómo fue trabajar con la revoltosa estrella del metal pesado y exmarido de la modelo Pamela Anderson, Corgan dijo –en un diálogo con fans por video– que Tommy Lee era “un gran baterista” y que “no hay nada como sentarse en torno a una piscina y escuchar cosas que no puedes creer que hayan pasado o que fueran físicamente posibles con otro ser humano”.

Corgan además sugirió que el disco que lanzará el año próximo, “Day for Night”, tendrá un sonido aún más pesado. Prolífico bloguero, el músico escribió además que el proceso de grabación del álbum iba lento, pero que decidió que necesitaba “más guitarras y menos de todo lo demás”.

 

– Proyectos experimentales –

 

En una pequeña gira para promocionar “Monuments to an Elegy”, Smashing Pumpkins hizo la concesión de tocar algunos de sus hits más sonados, entre ellos “Disarm”, el relato de Corgan de su difícil infancia.

Pero Corgan, quien ha insistido en su interés por avanzar artísticamente, también dedicó su energía a proyectos mucho más experimentales.

Este año, creó una interpretación de ocho horas de la novela de Hermann Hesse “Siddhartha” (1922), inspirada en Buda. Luego lo representó gratuitamente en una casa de té vegana que fundó en los suburbios de su Chicago natal.

Y el sábado, el circuito teatral de Chicago estrenó un corto musical de Corgan titulado “Pretty Persephone”, sobre los Misterios Eleusinos, el reservado ritual sagrado de la antigua Grecia.

Corgan afirma que ha rechazado ofertas para realizar musicales de largo aliento. Asegura que sus proyectos están diseñados para ser divertidos y alcanzar a un público selecto, aunque “Monument to an Elegy” fue concebido para gustar a una audiencia amplia.

Además, este músico espiritualista fundó una compañía de lucha profesional que ha organizado combates en los alrededores de Chicago, si bien recientemente dejó de involucrarse en ellos.

Últimas noticias