Cultura

Los murciélagos que salvan a los libros de ser devorados

murciélagos

Los murciélagos son los custodios, muy poco convencionales, de la Biblioteca Joanina de la Universidad de Coimbra en Portugal. Gracias a ellos, su antiguo archivo no ha sido devorado por los insectos conocidos como bibliófagos, pequeños seres a los que les encanta comer papel; entre más artesanal sea un libro, más apetitoso les parece.

Te puede interesar: Visita hermosas bibliotecas en tu próximo viaje a Europa

Debido a la predilección por este material, las plagas de insectos son un peligro para los 60 mil valiosos ejemplares que la institución ha resguardado por más de siete siglos y que son pieza fundamental en la historia de la cultura científica europea y mundial.

murciélagos

Fotografía de la Biblioteca Joanina de la Universidad de Coimbra en Portugal.

Los encargados del recinto dejan que algunos murciélagos sobrevuelen sobre los cientos de volúmenes –cubiertos con mantas de cuero para evitar que sus excrementos deterioren los ejemplares– para cazar estos bichos. En un noche, cada mamifero volador puede llegar a capturar medio millar de estos seres devoralibros.

El método es aplicado por el investigador Jorge Palmeirinquien detectó la presencia de estos héroes alados a través de la medición de los sonidos que emiten.

Sin embargo, los bibliófagos –una de las especies de insectos más diversas del planeta– están aumentando en número, por lo que hubo necesidad de adquirir una cámara de anoxia para la desinfección de los libros, de acuerdo con EFE.

Aún con este avance, los murciélagos serán huéspedes importantes de esta gran biblioteca, que entre sus joyas destacan la Biblia Latina de 48 líneas, impresa en 1462 por dos socios de Gutenberg.

Te recomendamos: La Biblioteca Nacional de Francia, destino a incluir en tu próximo viaje a París

murciégalos

Fotografía de la Biblioteca Joanina de la Universidad de Coimbra en Portugal.

Últimas noticias