Cultura

LULA CIERRA FORO SOCIAL SOBRE CRISIS AFIRMANDO QUE “ONU NO ESTÁ A LA ALTURA”

PARÍS, – La ONU “no está hoy a la altura de lo que el mundo necesita”, estimó el miércoles el ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, al abogar en París por el multilateralismo y por una renovación de las instancias mundiales de decisión.

Las falencias de los organismos internacionales, el fracaso de las políticas de ajuste aplicadas contra la crisis y las repercusiones posibles de la crisis europea en otras regiones, en particular en América Latina, fueron temas centrales del Foro del Progreso Social, que Lula clausuró este miércoles en París.

En el discurso ante el Foro, organizado por la Fundación Jean Jaurès y el Instituto Lula, el ex presidente abogó por el multilateralismo, afirmando que el problema de las instancias internacionales, como el G20, no es que no se toman decisiones, sino que “no existen instituciones capaces de coordinar su aplicación entre los Estados”.

“Hoy la ONU no tiene mucho poder, no está a la altura de lo que el mundo necesita”, afirmó, planteando inmediatamente “¿Por qué la ONU fue suficientemente fuerte para crear Israel en 1948 y no tiene fuerza en 2012 para crear un Estado palestino?”

Lula recordó su recorrido político y los primeros días de su mandato presidencial, frente a quienes afirmaban que el problema de Brasil “no tenía solución”. “Yo decidí hacer lo necesario, y sólo luego lo posible, y terminamos haciendo lo imposible”, afirmó.

“Se decía que había que aumentar el pastel antes de repartirlo. Nosotros probamos que se puede distribuir primero y que el crecimiento viene después”, sostuvo, abogando por una política de justicia social, sin la cual no hay progreso posible.

Terminó evocando el “espíritu de la revolución francesa” y esperó que el mismo “impregne las mentes” para enfrentar la crisis actual.

El Foro habia sido abierto el martes por los presidentes François Hollande y Dilma Rousseff, que realizaba su primera visita de Estado a Francia.

Los dos mandatarios criticaron al unísono las políticas de austeridad aplicadas en Europa y abogaron por el refuerzo de la unión monetaria con una unión bancaria, por políticas de estímulo al crecimiento y por una nueva gobernanza mundial en aras de mayor regulación financiera.

Rousseff señaló el peligro de repercusiones negativas de la crisis europea en América Latina y consideró crucial para Brasil la estabilidad de la zona euro, cuestionando “las políticas recesivas que ya fueron un fracaso en América Latina” en los años 90.

El ministro brasileño de Economía y Finanzas, Guido Mantega, insistió el miércoles en la urgencia de adoptar otras políticas. “La crisis no da signos de mejora sino que, por el contrario, se agrava en Europa”, donde incluso Alemania debió revvisar en baja sus previsiones de desarrollo, explicó, sosteniendo que esto “quiere decir que las políticas aplicadas no dan los resultados esperados”.

La recesión continúa en diversos países, recordó el ministro, señalando el estancamiento del comercio mundial como otro indicio de que estamos aún en plena crisis.

“Los países emergentes también son afectados por la crisis” e “incluso en China la tasa de crecimiento baja”, lo que significa que ese país “estimulará menos la economía mundial”.

“Brasil está hoy en un proceso de aceleración de su crecimiento” y “esperamos en 2013 una progresión de 4%”, afirmó el ministro, explicando que éste es el resultado de una política económica que combina el favorecimiento de la competitividad de las empresas a través de la fiscalidad, una baja de las tasas de interés y un programa de inversiones en infraestructura, incluso en asociación con el sector privado.

“Pero al mismo tiempo una politica de distribución de riqueza, incluso durante la crisis”, con lo que “preservamos nuestro mercado de consumidores” lo que favorece el crecimiento, agregó Mantega

Su homólogo francés Pierre Moscovici reiteró la visión común de Francia y Brasil. La superación de la crisis europea pasa por una mayor integración, una unión bancaria y “completar la zona euro con un gran capítulo de solidaridad”, dijo el ministro.

Moscovici, que inmediatamente después de su intervención en el Foro partió hacia Bruselas, añadió que esperaba lograr allí “un acuerdo bancario que nos permita avanzar en el sentido señalado” por Mantega.

Varios de los participantes pusieron en relieve la dimensión mundial del debate, entre ellos el presidente de la Confederación Europea de Sindicatos, el español Ignacio Fernández Toxo, quien declaró a la AFP que “Europa está en una encrucijada” y debe decidir “si sigue apostando por las libertades democráticas plenas y la equidad social”.

“En Europa se esta librando una batalla de suma transcendencia para todo el mundo”: la de lograr que “la política se imponga a los mercados y que sea la ciudadanía la que decida con su voto los destinos de sus países y de la UE”, dijo Toxo.

© 1994-2012 Agence France-Presse

Últimas noticias