Cultura

Lo que ocurre detrás de un museo, parte I

Lo que ocurre detrás de un museo

Hoy es el Día Internacional de los Museos, y todos sabemos que es un día importante ya que prácticamente celebramos a los espacios que contienen la historia y la cultura global. Aunque esto podría ser la forma resumida de hablar de un museo, la verdad es que estos espacios son mucho más que un simple contenedor de la historia, la cultura o el arte; son lugares que plantean nuevas formas de ver las temáticas concernientes a cada uno de estos espacios.

Cada museo se distingue de otro por su contenido, es decir, que cada museo ofrece un tema en particular que ningún otro espacio lo hace. Ejemplos de lo anterior en la Ciudad de México, el Museo de Artes Populares o un Museo del Estanquillo (dedicado a la gráfica y la cultura popular mexicana) o simplemente museos lúdicos como el Papalote Museo del Niño. Incluso en museos con temáticas similares, -por ejemplo, el arte contemporáneo- se tiene que encontrar una forma de diferenciarse. Esto es evidente en museos como el MUAC o el Tamayo, que a pesar de hablar de arte contemporáneo, plantean diversas ópticas del mismo.

Lo que ocurre detrás de un museo

La tecnología ofrece nuevos recursos a los museos para mostrar su contenido

Un museo no es cosa sencilla, ya que el compromiso que esta institución posee, es la de ser un espacio de divulgación permanente de la cultura. Por lo tanto, un museo está forzado a mostrar exposiciones todo el tiempo. Muchas veces, los museos parten de colecciones particulares de un artista o un tema en específico; en otras, estos espacios son propuestos por el estado para albergar algún acervo histórico. El museo por lo tanto, desde sus raíces debe de poseer una estructura y una visión clara, que le permita ser un esquema interesante para sus visitantes.

Por consiguiente, dependiendo de la capacidad económica de la iniciativa y del tamaño del acervo, se considera un espacio. Es común que los museos para asegurar su crecimiento económico recurran a un grupo de patrocinadores que impulsen sus actividades, así como también al gobierno. Estos grupos son comúnmente denominados “patronatos” y dentro de ellos pueden existir personas físicas como morales.

Lo que ocurre detrás de un museo

La interactividad es una de las herramientas más utilizadas en los últimos tiempos dentro de los museos

Al establecer su espacio, el museo (como toda institución) requiere de una fuerza de trabajo, lo cual da pie a un organigrama y la necesidad de establecer diversas áreas de especialización dentro de su funcionamiento. Esto normalmente depende de las posibilidades económicas del espacio, ya que muchos desgraciadamente no cuentan con el suficiente apoyo, y es aquí donde surgen los verdaderos héroes de la cultura, quienes se dedican a cubrir varios puestos en uno.

Dentro de una plantilla de trabajo se espera exista (como mínimo) una dirección, un área administrativa, un área comercial, un área de comunicación y diseño, un área de museografía y curaduría, y finalmente el staff encargado de mantenimiento del mismo.

En la próxima nota hablaremos de cada una de las funciones dentro del museo así como los procesos que este requiere para montar una exposición

 

Últimas noticias