Letras

Mucho de lo que creemos de Poe lo inventó su archienemigo

poe

Todos hemos pensado de Edgar Allan Poe lo que su leyenda cuenta: que era un alcohólico sin remedio, que escribió muchas de sus obras en medio del delirium tremens, y que vagaba por las calles acechando chicas en etílico tambaleo. Y aunque ciertamente Poe padecía de un problema de alcoholismo, mucho de lo que lo volvió famoso fue escrito –y tergiversado– por su némesis: Rufus Griswold.

Griswold era también un escritor y editor que habría conocido a Poe al solicitarle unos poemas que aparecerían en una compilación titulada The poets and poetry of America a sabiendas de que si lo hacía, escribiría una buena reseña para la Graham’s Magazine, publicación respetada en la que trabajaba Poe.

Pero al ver publicada la compilación –sus tres poemas al final de todas las páginas mientras que a otros autores se les habría otorgado espacio para decenas de creaciones– su reacción fue bastante contraria a lo esperado por Rufus: Poe se dedicaría enteramente a denostar el libro, el trabajo de edición y el resto de los autores en él.

poe

Grabado de Rufus Wilmot Griswold

Esta afrenta nunca fue saldada, así que al morir Poe el 09 de octubre de 1849, quien escribiría su obituario para el periódico más popular de aquellos días, el New York Daily Tribune, fue Griswold, quien decidiría publicar lo siguiente: Edgar Allan Poe está muerto. Este anuncio sorprenderá a muchos, pero afectará a pocos, ya que tenía pocos o ningún amigo.

Continúa describiéndolo como a una persona que caminaba en las calles con locura o melancolía, moviendo sus labios con maldiciones ininteligibles o con los ojos volteados en apasionados rezos (que nunca abogarían por él mismo, ya que sabía o sentía que estaba condenado al infierno).

Además del monstruoso obituario que se esforzó en escribir, Griswold lograría convencer a la suegra de Poe de cederle los derechos de sus obras, las cuales publicaría para su propio beneficio añadiendo antes una biografía, misma en la que inventaría sus historias de alcoholismo, inmoralidad y adulterio. Agregaría también párrafos completos en las cartas que publicó en los que alababa a Griswold.

Pero al final de los tiempos, el plan malévolo de Rufus Griswold falló. Las historias que inventó sobre Poe lo transformaron en una leyenda y acrecentaron su popularidad. De ambos escritores que en su momento gozaron de popularidad, sobrevive sólo el trabajo y el mito de Poe mientras que Griswald se convirtió en una nota al pie de su historia.

Recordamos hoy a Edgar Allan Poe en el que hubiera sido su cumpleaños 208.

Últimas noticias