Letras

Literatura y locura

Para los escritores y creativos, la materia prima de sus materiales siempre serán las ideas. El pensamiento creativo exige, por su naturaleza, explorar nuevas vías de la mente. Sin embargo, como un arma de dos filos, esta naturaleza puede llevarnos a descubrir los lados más oscuros de nuestra psique.

La locura se define como trastorno o perturbación patológicas de las facultades mentales. Es un estado mental que causa sufrimiento a quienes lo padecen y los lleva a actuar con poca claridad. En algunos casos, las razones pueden ser de índole fisiológica o química; en otros, una serie de procesos mentales que llevan a obnubilar la mente. No obstante, nunca hay que olvidar que la locura es una condición que cambia con los contextos sociales e históricos.

En ocasiones, la locura es el rasgo característico de la genialidad –de ahí la idea de genio loco–. Por lo tanto, para estos genios, aunque la locura los llevó a escribir grandes obras, también los condujo a lugares oscuros de los que muchos nunca pudieron salir…

La locura espiritual de Philip K. Dick

Este escritor de ciencia ficción –que abusaba de las anfetaminas– comenta que mientras descansaba de una extracción molar, tuvo una visión mística que lo despertó: “Una mente racional me invadió como si hubiera estado loco toda mi vida y de repente hubiera recobrado la sanidad”.

El terror cósmico de H.P Lovecraft

El escritor de terror y ciencia ficción sufría trastornos del sueño, lo que lo llevaba a experimentar terrores nocturnos. Lovecraft sufría depresión extrema y crisis nerviosas, razón por la cual pensó en suicidarse.

Kerouac, un cóctel esquizoide

Uno de los enfants terribles de la literatura, Kerouac, escribió On the Road con tal complejidad mental que no es de extrañarse que hubiera utilizado estupefacientes como medio de inspiración. Este autor, famoso por sus excesos, fue despachado de la marina debido a su “personalidad esquizoide”.

Hemingway: del electroshock a la escopeta

Este pilar de la literatura americana sufrió de alcoholismo casi toda su vida. En sus últimos días, tras quince electroshocks, el escritor tomó su escopeta favorita y se disparó.

Poe, la locura y la oscuridad

Poe, el escritor de los demonios que habitan la psique humana, no es de extrañar que a lo largo de su vida luchara contra los suyos. Su salud mental empeoró con la muerte de su esposa y en 1849 fue encontrado delirando en las calles. El escritor moriría al día siguiente.

Woolf, el río de la locura

La escritora americana Virginia Woolf padeció de depresión crónica casi toda su vida. Víctima de abusos sexuales, su salud mental fue frágil y delicada. “Siento que voy a enloquecer de nuevo. Creo que no podemos pasar otra vez por una de esas épocas terribles. Y no puedo recuperarme esta vez. Comienzo a oír voces, y no puedo concentrarme. Así que hago lo que me parece lo mejor que puedo hacer…”. En 1941, la autora puso algunas piedras en su saco y se suicidó en un río cercano a su casa.

Últimas noticias