Letras

La Naranja Mecánica primero fue un éxito underground

la naranja mecánica

A casi 23 años de su fallecimiento, seguimos recordando a Anthony Burgess (1917-1993), autor de uno de los grandes clásicos de la literatura del siglo XX, La Naranja Mecánica (A Clockwork Orange, 1962), que continúa despertando interés con su ultraviolencia y originalidad lingüística.

Como ocurrió con muchos otros escritores, la novela no fue tan bien recibida en su tiempo por la perturbación que provocó tanto a críticos como a lectores. De pronto, vino un éxito underground, y Andy Warhol hizo la primera adaptación con su película Vinyl (1965).

No se estableció en la cultura pop hasta la adaptación de Stanley Kubrick en 1971. ¿Quién no reconoce a Alex y su pandilla de drugos con trajes blancos y suspensorios bebiendo leche en el Korova Milkbar?

La naranja mecánica

El título procede de una vieja expresión de East London que Burgess escuchó en un bar, y de la cual quedó fascinado: As queer as a clockwork orange (Tan raro como una naranja mecánica). Con esta frase, el escritor inglés pensaba en una imagen en donde lo orgánico y dulce se unía con algo tan frío como lo mecánico.

Este nombre está relacionado con el argumento. Su personaje principal, Alex DeLarge, es sometido a la técnica Ludovico con la que se pretende anular su carácter violento. Para Burgess, la voluntad y la libertad diferencian a los hombres de las máquinas. Con esta novela, expone las falacias del conductismo.

Los personajes de la novela usan un lenguaje único creado por Burgess. Nadsat, que en ruso significa adolescente, fue precisamente el idioma en que se inspiró. Además de convertir su obra en algo lúdico, disminuye la violencia de por sí ya bastante explícita.

La naranja mecánica

No sólo utilizó referencias literarias como las de George Orwell, Aldous Huxley, Diana and Meir Gillon o Yevgeny Zamyatin para escribir La Naranja Mecánica, sino también experiencias personales y contexto histórico. Comenzó las primeras líneas en 1961, y después de su regreso a Inglaterra, el cual le mostró una sociedad llena de violencia, se metió de lleno a escribir.

Asimismo, un incidente que Burgess experimentó en el apagón de 1944 en el que su esposa fue atacada por una banda de soldados estadounidenses es recreado en la novela.

El capítulo más polémico es el 21 –donde Alex se redime–. Tras no incluirlo Kubrick en su película, el escritor se molestó, y se vio obligado a explicar en numerosas ocasiones el significado de La Naranja Mecánica.

Últimas noticias