Letras

La entrevista que un joven de 15 años le hizo a Jorge Luis Borges

La entrevista que un joven de 15 años le hizo a Jorge Luis Borges

Claudio Pérez Míguez cursaba el tercer año de secundaria en Don Bosco, provincia de Quilmes, cuando la maestra de literatura le pidió realizar una entrevista. Aunque la profesora no especificó que fuera a una personalidad, Míguez consideró sumamente interesante la posibilidad de entrevistar al entonces polémico escritor Jorge Luis Borges.

Para él, encontrar al escritor fue simplemente cuestión de lógica: tomó la guía telefónica y le llamó. Tras dos intentos, el literato –que ya había escuchado su propuesta– lanzó un escueto: Venga mañana o pasado, diez o diez y media.

El chico elaboró unas cuantas preguntas, las cuales revisó su padre, quien le pidió que fueran fieles a su perspectiva. Finalmente, el 29 de julio de 1982, Míguez junto con su equipo fueron a la casa del escritor.

El personaje que se encontraron –lejos de ser rimbombante o agresivo– fue un ser humano humilde con tintes fatalistas, pero sensato. Borges no tuvo tapujos en responder las preguntas de este chico, quien estaba interesado en cosas como su vida familiar o las formas en que encuentra inspiración.

La entrevista que un joven de 15 años le hizo a Jorge Luis Borges

Yo no recuerdo una época en donde estuviera sin leer o escribir –le comentó Borges– Mi padre siempre me pidió que no leyera o escribiera si no encontraba el momento. Se puede decir que siempre estuvo expuesto a la lectura gracias a las enseñanzas de su padre y las lecturas bíblicas de la abuela.

En cuanto a su escritura, el literato le dijo: Siento que hay algo que quiere que yo lo escriba, y trato de disuadirlo. Pero si hay un tema que vuelve, entonces lo escribo. Me parece un error buscar, hay que dejar que los temas lo encuentren a uno.

Curiosamente, este escritor se definió como poco adepto a su propia escritura aunque confesó que su libro ‘más decente’ es El libro de arena. Se define, por lo tanto, lejos de ser escritor como un ávido lector.

Entre los consejos que este creativo dio al joven Claudio Pérez fue el de no preocuparse demasiado por las cosas grandes del mundo, ya que para él éstas no tenían arreglo. La situación es mala, y no sólo aquí sino en el mundo entero. Tal vez todos los momentos sean terribles y sintamos más éste porque se encuentra más cerca, agrega un fatalista Borges.

El único atisbo de esperanza que deja en esta entrevista es la noción de ética como clave para vivir sin gobiernos y como un ejercicio político en sí mismo. Por último, el literato comenta: No puedo dar consejos, ando un poco a la deriva

Últimas noticias