Letras

Injurias e identidad: La historia de los insultos

injurias-e-identidad-la-historia-de-los-insultos

Insultar es uno de los actos universales del habla; se practica en todos los idiomas independientemente de su contexto. Pero las palabras que se usan como insulto en algún país, no suelen ser las mismas —y por lo tanto no producen una injuria o un agravio— en otro país, inclusive si el idioma es compartido como el español.

injurias-e-identidad-la-historia-de-los-insultos-02

La raíz de los insultos es una mucho más profunda y tiene que ver con aquello que determinada cultura puede llegar a considerar como lo peorLos insultos son termómetros de la cultura, y la miden con una impresionante precisión. Lo que en el fondo de la injuria nos ofende es lo que toda una sociedad rechaza, lo que las normas desaprueban.

El contexto de los insultos en diferentes países

En España existen insultos relacionados a Dios y a la Iglesia porque muchos años de confrontaciones religiosas les han dado sentido.

En México, un país aún profundamente machista, muchos de los insultos tienen que ver con la visión del sexo y como en ésta se representa a las mujeres y a las madres: mayormente forzadas, violadas, chingadas (ya hablaría Octavio Paz sobre ello a profundidad en el ‘Laberinto de la Soledad’).

En Estados Unidos, gracias a su puritano pasado gran parte de los insultos están relacionados con el acto sexual o con partes del cuerpo involucradas en él, y en su carácter universal, en casi todos los idiomas se encuentran palabras que denostan la falta de inteligencia.

injurias-e-identidad-la-historia-de-los-insultos-03

Detalle de un cuadro de castas

Una larga tradición de insultos en lenguas indígenas debió existir pero se transformaron al igual que la sociedad durante la época prehispánica; el sistema de castas en el que lo español era superior y lo indígena inferior, promovió una gran cantidad de ofensas que hacen referencia al estatus social y a la raza o el gentilicio, del que son herederos actuales los términos populares como naco indio.

Los insultos forman parte de un intrincado proceso histórico y social. Muchos nos pueden hablar de antiguas heridas que permanecen abiertas, otros de prejuicios tan arraigados que se convierten en ofensa y en nuestros días, las redes sociales se han convertido en el lugar preferido del denuesto.

Como sea, comprenderlos requiere también de una comprensión de la cultura en la que se vive, y antes de usarlos, convendría entenderlos un poco.

Últimas noticias