Letras

¿Es el español un idioma sexista?

sexista

Desde hace unos años, se ha pugnado por visibilizar –cuando menos en discursos e instancias oficiales– a la mujer haciendo mención de ella. En México, el gesto merecería burlas y sería tildado de ‘poco práctico’ cuando no francamente inútil. Pero la práctica ha permanecido y el fundamento es el siguiente: sólo existe lo que podemos nombrar.

Dirigirse en un discurso a ‘las mexicanas y los mexicanos’ es parte de un esfuerzo de reflexión por medio del cual tendríamos que entender que el modo en que el lenguaje español está compuesto es esencialmente sexista. Sí, lo es. En el español, lo que define a lo universal es lo masculino y lo femenino es sólo una variación de eso. Por ejemplo, al referirnos a un empresario entendemos al ser y sus funciones, y cuando se habla de una empresaria se asume que es un empresario, pero mujer.

es-el-espanol-un-idioma-sexista-01

No en todos los idiomas es necesaria la distinción lingüística de géneros, por lo que una estructura diferente de lenguaje existe –pero no en español ni en gran parte de las lenguas romances–, y la práctica de intentar visibilizar a las mujeres en el uso del lenguaje ha llevado inclusive a la Real Academia Española a emitir una opinión al respecto: En un documento de 2012 titulado Sexismo lingüístico y visibilidad de la mujer redactado por Ignacio Bosque y firmado por 26 de los 44 Académicos de Número de la RAE –entre ellos sólo 3 mujeres– ha señalado que es cierto que existe la discriminación hacia la mujer en la sociedad, es también real que existen comportamientos verbales sexistas, y es necesario extender la igualdad social de hombres y mujeres para que la presencia de la mujer en la sociedad sea más visible, pero afirma que ese no es el modo que considera correcto.

¿Cuál podría ser entonces? Habría que considerar que el lenguaje no es un ente inamovible: el lenguaje es el producto y el canal de comunicación de una sociedad en un momento determinado de la historia. El lenguaje se puede modificar y de hecho lo hace constantemente y sin que seamos plenamente conscientes.

¿Por qué no entonces intentar encontrar un modo de comunicarnos que no excluya al 50% de la población? El motivo es que muchas de las palabras que utilizamos cotidianamente tienen muchos siglos de antigüedad, de mismo modo que el sexismo tiene mucho siglos de edad. Cambiarlas es posible y sería mucho más incluyente, pero implicaría un cambio total de paradigma lingüístico y ya se ve que enfrentaría muchísimas resistencias.

Y tú ¿qué opinas?

Ilustraciones de magoz

Últimas noticias